Bosque Martiano del Ariguanabo, un monumento en defensa de naturaleza
Por: Lucía Sanz Araujo

Si veinte años no es nada, según el tango gardeliano, veinticinco sí es mucho. Quien lo dude que se llegue hasta San Antonio de los Baños, en la occidental provincia de Artemisa; allí, donde otrora se hallaba el antiguo basurero de la localidad, hoy se alza lleno de verdor el Bosque Martiano del Ariguanabo.

En él hallamos plantadas todas las especies que cita José Martí en su Diario de Campaña de Cabo Haitiano hasta Dos Ríos, las cuales se entrelazan con monumentos pétreos y arbóreos referidos a la historia patria desde los Mangos de Baraguá, La Edad de Oro, escrita por Martí para los niños de América, la representación del yate Granma hasta el concepto de Revolución planteado por Fidel Castro.

El Doctor Héctor Hernández Pardo, vicepresidente primero de la Oficina del Programa Martiano, señala a Radio Rebelde que el Bosque Martiano del Ariguanabo constituye un monumento a la memoria del más universal de los cubanos, y a la defensa de la naturaleza.

“Martí fertilizó una cultura en favor de la naturaleza. Entre sus trabajos quizás donde más puede advertirse esta pasión es en su Diario de Campaña. Él queda deslumbrado por la naturaleza cubana en el oriente del país; en medio de la caminata después de su arribo por Playita de Cajobabo va describiendo las plantas, hablando con los campesinos. El Diario de Campaña es realmente un texto muy hermoso”, significa el directivo.

Cuando la Sociedad Cultural José Martí se funda, precisa el Doctor Hernández Pardo, el compañero Hart sugirió una serie de acciones, entre ellas favorecer la creación de Bosques Martianos que reprodujeran aquellas especies mencionadas por Martí en su diario.

“Se comenzó ese trabajo en las escuelas, y se extendió a distintos lugares de la geografía nacional, ya hoy contamos con este tipo de bosque en todas las provincias del país. Realmente fue en San Antonio de los Baños donde se logró identificar a una persona realmente apasionada en la defensa del entorno y con un altísimo espíritu martiano, Rafael Rodríguez Ortíz, Felo, su fundador.”

“Hoy, a veinticinco años de su creación, el Bosque Martiano del Ariguanabo se ha convertido en una institución cultural muy importante de la provincia artemiseña y del país, constituye una referencia nacional: un genuino monumento en defensa de naturaleza y del pensamiento del Maestro”, destaca el Doctor Héctor Hernández Pardo.

Tomado de: http://www.radiorebelde.cu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*