Aniversario de la inscripción del Fondo José Martí
Por: Lien Más Zurita

La obra de José Martí (1853-1895) es y será por siempre patrimonio inigualable de nuestra nación, el legado que nos dejó nuestro Apóstol perdurará a través del tiempo y la memoria, no solo por su pensamiento lúcido y justo, por los valores con que iluminó su existencia, por la variedad de temas que abarcó su análisis y por el amor excepcional hacia su patria, sino también porque supo plasmarlos en papel de una forma sobresaliente. Contar con un fondo que incluye 2435 documentos sobre la producción literaria, periodística, revolucionaria, diplomática, biográfica y personal del héroe nacional, así como su correspondencia con diversas personas, incluida su familia, es, podría decirse, la mayor riqueza que posee el Centro de Estudios Martianos (CEM).

El valor extraordinario del fondo José Martí, el cual posee el mayor número de documentos originales conocidos, fue registrado oficialmente por la UNESCO el 29 de julio de 2005, otorgándole el atinado reconocimiento de Memoria del Mundo, por tal motivo, celebramos con júbilo inmenso el XV aniversario de contar con tan prestigioso certificado, que constituye sin dudas, un justo homenaje a la labor del más universal y relevante de los cubanos.

Por contar con las condiciones idóneas de conservación este fondo se encuentra custodiado por el Archivo de la Oficina de Asuntos Históricos del Consejo de Estado, pero acorde con el apartado Segundo de la parte resolutiva de la Resolución No. l de la Comisión Nacional de Monumentos, es el Centro de Estudios Martianos el propietario de este patrimonio documental, con el derecho que le otorga dicha resolución de recoger y conservar todos los manuscritos, ediciones originales, fotografías y otros materiales de José Martí, además de su conservación, para su estudio e investigación y divulgación necesaria
Examinando la historia se conoce que el origen de este Fondo “José Martí Pérez” residió principalmente en los esfuerzos realizados por Carmen Miyares y Gonzalo de Quesada y Aróstegui en la conservación, búsqueda y recopilación de documentos martianos, así como de documentos entregados voluntariamente por emigrados y veteranos de las guerras de independencia de Cuba y familiares de amigos de esta personalidad. Esta labor fue continuada por los descendientes de Gonzalo de Quesada y Arostegui, siendo entregada en manos a Fidel Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de la República de Cuba en calidad de Patrimonio de la Nación. A partir de aquí Celia Sánchez Manduley, como secretaria de los Consejos de Estado y de Ministros, asume la tarea de resguardarlos y toda la documentación es trasladada, en septiembre de 1976, al Archivo de la Oficina de Asuntos Históricos del Consejo de Estado. Al constituirse el Centro de Estudios Martianos en 1977, a los documentos que ya se encontraban en el Archivo de la Oficina de Asuntos Históricos del Consejo de Estado se incorporan otros que provenían de diversas instituciones del país, como: Archivo Nacional, Biblioteca Nacional, Museo Bacardí, Fragua Martiana, Casa Natal y Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana, además de diferentes documentos procedentes de personas que poseían originales martianos.
Del total de documentos, 1821 son manuscritos de Martí y 415 documentos sobre esta personalidad o relacionados con él. Comprende igualmente materiales gráficos y bibliográficos y un variado acervo sobre actividades conmemorativas para honrar su impronta y otros que por determinadas razones se incorporaron al conjunto documental. Está conformado por, además de manuscritos originales de esta figura, ediciones príncipes de sus obras y papelería dirigida o relacionada con él, así como títulos de su biblioteca personal en New York y fotografías de la época. Existen documentos sobre su obra periodística y literaria, sus actividades políticas y revolucionarias y de los clubes patrióticos de inmigración, documentos relacionados con su familia, y la correspondencia enviada a su persona, por él a otras personas y entre diversas personas sobre José Martí. Es importante señalar que el fondo no permanece estático, pues se incrementa eventualmente con nuevas donaciones.

El Fondo es público y, por consiguiente, se puede consultar de manera gratuita y sin restricciones. Si bien los documentos originales se encuentran resguardados en bóvedas con condiciones especiales para una conservación adecuada, en la Biblioteca Especializada del Centro de Estudios Martianos se dispone de fotocopias de los originales y microfichas que pueden ser consultadas sin costo alguno con ese objetivo. No existe derecho de autor sobre el contenido de estos documentos. Toda la obra de José Martí se encuentra en dominio público por haber expirado el período de vigencia del derecho de autor reconocido por la ley cubana: la vida del autor y 50 años después de su muerte.

Que la UNESCO le haya otorgado al fondo José Martí este reconocimiento de Memoria del Mundo, no es más que la prueba incuestionable que el pensamiento y la obra martiana ha rebasado las fronteras de nuestra nación y su influencia como pensador y político lo han llevado a ser considerado en la actualidad, como uno de los pilares teóricos de la identidad e integración latinoamericanas y una referencia ideológica obligada para todo movimiento reformador en América Latina. La obra martiana resulta esencial para comprender el proceso de gestación de una identidad propia de nuestra región, que adquirió especial ímpetu a partir de los últimos años del siglo xix. Su legado se reconoce como una importante fuente para el conocimiento de la historia y de la actualidad hemisférica y mundial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*