El beso ardiente de una madre

Tuvo Leonor Pérez una larga existencia. Lo suficientemente extensa y sufrida para ver morir a su Pepe y a varias de sus hijas…
José Martí fue idolatrado por su madre, aunque no comprendiera bien a su hijo. Para ella, su Pepe, el único varón de su matrimonio con Mariano Martí, no debía malgastar inútilmente su vida en causa tan estéril como esa de darse a los demás en detrimento de atender las necesidades de la familia, de sus hermanas y de ella misma, como la madre amantísima que siempre fue.
Nunca hubo cabal entendimiento, y Doña Leonor le reclamó siempre la ayuda económica y material que la inteligencia sobrenatural de su hijo podía darle, y nunca dio. Un dilema que solo una madre puede entender y solamente un hijo, de la sensibilidad y capacidad de José Martí, es capaz de asumirlo con la delicadeza y el amor con que siempre lo hizo.
Ambos sufrieron la cuota de sacrifico que les correspondía. La de ella, callada y sufridamente: la de él, la del Apóstol, también con el alma transida por el dolor, pero expresada en hermosas cartas y bellas poesías.
La primera carta se la escribió Pepe con apenas nueve años desde la finca Hanábana, en Matanzas, y le dice lo contento que estaba con su caballo, a quien todas las tardes enseñaba a caminar refrenado para que marchara bonito.
En tanto, la última, la fechó el 25 de marzo de 1895, desde Montecristi, en República Dominicana, en vísperas del largo viaje hacia Cuba y la inmortalidad: “Yo sin cesar pienso en usted. Usted se duele, en la cólera de su amor, del sacrificio de mi vida; y ¿por qué nací de usted con una vida que ama el sacrificio? Palabras, no puedo. El deber de un hombre está allí donde es más útil. Pero conmigo va siempre en mi creciente y necesaria agonía, el recuerdo de mi madre.”
Mientras en verso, en la bella poesía martiana, le deseaba a la madre amantísima lo mejor del mundo y la vida eterna que todo hijo quiere para la persona que le diera el ser: A Dios yo pido constantemente/ Para mis padres vida inmortal/ Porque es muy grato, sobre la frente/ Sentir el roce de un beso ardiente/ Que de otra boca nunca es igual.
Tuvo Leonor una larga existencia. Lo suficientemente extensa y sufrida para ver morir a su Pepe y a varias de sus hijas. Falleció pobre y casi ciega. Sus últimos minutos fueron tranquilos. Eran las 5:30 de la tarde del 19 de junio de 1907, cuando vencida por la vida, cerró definitivamente sus ojos al mundo sentada en una poltrona en la sala de la casa de su hija Amelia.
Tenía 78 años cumplidos, pues Leonor Antonia de la Concepción Micaela Pérez Cabrera había nacido en Santa Cruz de Tenerife, Islas Canarias, el 17 de diciembre de 1828 en un hogar de cierta holgura económica, pero marcado por las costumbres y prejuicios de la atrasada sociedad española de la época.
Viuda, casi ciega, sin recursos, desamparada totalmente de toda ayuda oficial, fue a vivir sus últimos días al amparo de Amelia, en la calle Consulado, en La Habana. Nunca recibió apoyo alguno de la República que su hijo concibió para los cubanos, y ella, mujer de entereza y rebeldía, nada reclamó.
Tres de sus hijas, las queridas hermanas de José Martí, Antonia, Carmen y Leonor, fallecieron antes. También la anciana perdió a varios de sus nietos, por las duras condiciones de la vida austera de toda la familia.
En esos últimos años solo disfrutó saber que por colecta popular la casa natal de su hijo Pepe había sido rescatada para la Patria, y aún así tuvo que alquilarla para poder sobrevivir a la pobreza casi extrema.
Solo al morir Doña Leonor, el Gobierno Interventor norteamericano, que encabezaba Charles Magoon, dispuso guardar duelo oficial y que fuera sepultada a cuenta del Ayuntamiento habanero. Pomposo sepelio, muy contrastante con la miseria vivida durante sus últimos años.
El dilema amoroso con el hijo, a quien reconviene por sacrificarlo todo por la independencia de su país, fue bien explicado por el periodista Guillermo Cabrera Álvarez: “Madre mártir, tuvo la dicha y la desdicha de acunar a un hijo que quiso solo suyo y fue de todos […] Opositora tierna de las ideas de su hijo, sufrió durante 26 años la vida azarosa escogida por su primogénito, desde su encarcelamiento a los 16 años hasta ser descabalgado de Baconao, a los 42, allá en Dos Ríos”.
Esa fue Doña Leonor Pérez Cabrera, quien, afrontó con entereza la vida azarosa que le fuera dada y murió pensando en su Pepe, en aquel hijo varón suyo, que, tal y como ella le había profetizado, se metió a redentor y salió crucificado.

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Homenaje a Ernesto Guevara, Antonio Maceo y Armando Hart, en el CEM

El Centro de Estudios Martianos, (CEM), en La Habana, fue sede de un homenaje de recordación a tres luchadores que son verdaderos símbolos de nuestra Historia: el Lugarteniente General Antonio Maceo; el Comandante Ernesto Guevara y Armando Hart, uno de los fundadores del Movimiento Revolucionario Veintiséis de Julio, quien se destacó por su labor como hombre de pensamiento y acción.
El acto, tuvo por sede el salón Bolívar de la institución académica, donde la doctora Ana Sánchez, su directora, tuvo a su cargo las palabras de apertura del agasajo en el que participaron los investigadores: David Leyva y Milena Guilarte, además de Yosuam Palacios, director de la Fragua Martiana.
Todos destacaron la feliz coincidencia en la fecha del natalicio de estos tres combatientes de larga data. El 14 de junio, se cumplió el aniversario 173 del nacimiento de Antonio Maceo, el 90 del Che y el día 12 de este mes, los 88 del doctor Armando Hart, quien durante varios lustros fue director general de la Oficina del Programa Martiano hasta su deceso, ocurrido a fines del año anterior.
En su intervención, la joven intelectual Milena Guilarte, del departamento de Historia del CEM, destacó que “Maceo es para Hart, parte de esa cultura que define. Encuentra en la vida de esta personalidad la contribución de los sectores populares a los saberes constitutivos de nuestra historia del pensamiento, arrebatándole la hegemonía a las clases ilustradas del proyecto emancipador en ese sentido”.
Luego destaca su trayectoria revolucionaria, caracterizada por el acatamiento a las leyes de la República en Armas, la lealtad a los objetivos de la gesta, su antianexionismo, el protagonismo militar en la extensión de la guerra al occidente… Para Hart, Maceo se convirtió en la expresión más radical del pueblo y del más acendrado patriotismo de la Guerra de los Diez Años”.
También David Leyva, del Departamento de Literatura del CEM, se refirió a la amistad que existió entre el Guerrillero Heroico y el doctor Armando Hart, cuando dijo:“ Cuando el guerrillero hubiera cumplido 60 años, volvió a destacar ese don del argentino de complementar práctica con teoría y que su formación comunista no venía solo de puras lecturas sino también de un conocimiento vívido de la realidad y de su experiencia de combate”.
Más adelante el doctor Hart continúa su reflexión acerca del Che y “lo describe como “infatigable investigador”, como “promotor de nuevos pensamientos” y “combatiente de profunda vocación intelectual”. Planteó, además, que se le ha de considerar como uno de los grandes precursores de la necesidad de cambios revolucionarios en el socialismo”(…)“era enemigo jurado del burocratismo, de las trabas administrativas”.
El acto de homenaje y recordación al Lugarteniente General Antonio Maceo; el Comandante Ernesto Guevara y el doctor Armando Hart, cerró con las palabras de Josuam Palacios, quien destacó que este intelectual fue un verdadero apasionado de la Reforma Universitaria de Córdova, en Argentina y significó que la mejor manera de recordarlo es ir a la profundización de su pensamiento, al conjunto de su obra.
El director de la Fragua Martiana señaló la importancia de recordar en esta ocasión a Armando Hart, el joven revolucionario que a solo unos días del triunfo de la Revolución Cubana, se estrenó como ministro de Educación y luego de varios años también se desempeñó como ministro de Cultura. Llamó a seguir siendo éticos, antiimperialistas y a tener muy en cuenta la idea de NO dejar morir su trayectoria, porque él es un verdadero Maestro de Juventudes.

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Néstor Leonelo Carbonell, un personaje cubano

Néstor Leonelo Carbonel es un nombre poco conocido entre los cubanos, tal vez un tanto menos desconocido desde que su bisnieto Oscar Ferrer Carbonell obtuviera en La Habana el premio del concurso de Biografía y Memorias de la editorial Ciencias Sociales.
El agasajo lo alcanzó por su libro Néstor Leonelo Carbonell como el grito del águila, titulado así por el autor debido a una frase que aparece en una epístola de José Martí, donde el Apóstol caracteriza al modesto patriota.
Porque si hubo hombres clave en la vida de Martí, y por ello en la independencia de Cuba, uno fue el jovial y rubicundo ex capitán del ejército mambí, quien desde muy joven se involucró con la causa de la independencia de la isla, y tras un brillante desempeño bajo las órdenes de los jefes  insurrectos Serafín Sánchez y Honorato del Castillo, y tras sufrir los rigores de las  prisiones coloniales y una condena a muerte, tuvo que tomar el camino del exilio.
Nacido en 1846 en la actual provincia de Sancti Spíritus, tras perder en la guerra a su primera mujer y casi toda la descendencia de ese matrimonio inicial, Carbonell marchó a Tampa con su segunda esposa  y sus hijos sobrevivientes de la catástrofe.
En Tampa se instaló en el barrio de Ibor City. Allí trabajó como maestro, ejerció el periodismo y fue propietario de una pequeña librería donde se realizaban frecuentes tertulias de cubanos exiliados que acudían día a día en busca de las últimas noticias sobre el destino de la patria, a la vez tan cercana y tan lejana.
En su incesante trabajo al servicio de Cuba, Carbonell fundó el club Revolucionario Ignacio Agramonte, y en su condición de Presidente de esa institución invitó a visitar Tampa a un joven y fogoso orador cuyo nombre, José Martí, ya corría de boca en boca entre los refugiados de la isla.
Fue así como se conocieron los dos insignes cubanos. Martí se trasladó desde Nueva York al podio modesto preparado por los tabaqueros que seguían a Carbonell, y ante ellos pronunció sus dos más célebres discursos, Con todos y para el bien de todos y Los pinos nuevos, arrebatando a la concurrencia enardecida.
Sobre la base del trabajo comenzado tan exitosamente por el luchador espirituano, fundó el Partido Revolucionario Cubano, redactando sus Estatutos en la misma humilde salita de la vivienda donde habitaba Carbonell con su familia, rodeado de la veneración de los niños y del aroma del café que colaba para él la emocionada esposa de Néstor Leonelo.
Tras la muerte de Martí, el final de la Guerra trajo a las playas cubanas una marea de exiliados que regresaban llenos de fe y esperanza. En diciembre de 1898 volvieron a pisar tierra cubana Carbonell y su pequeña tropa familiar. Se instaló en La Habana, donde permaneció hasta el final de su vida.
En los tiempos de la Primera Intervención Norteamericana trabajó como conserje del Instituto de La Habana, dio clases y escribió artículos para el periódico La lucha. Luego se desempeñó como segundo jefe del Archivo Nacional, y durante el primer Gobierno republicano se ganó el odio del Presidente Estrada Palma por oponerse abiertamente a sus planes reeleccionistas, lo que le valió  la cesantía de su cargo. También condenó con firmeza la Segunda Intervención provocada por aquel mal político.
El Presidente José Miguel Gómez lo elevó al rango de Jefe de Sección en la Secretaría de Gobernación y más tarde le confió la Jefatura del Archivo de la Presidencia de la República. Durante el Gobierno de Alfredo Zayas, Carbonell fue encarnizado oponente de la corrupción desatada por el deshonesto mandatario.
Carbonell se entregó en cuerpo y alma a divulgar la obra martiana, y junto con sus hijos José Manuel y Néstor, fue uno de los primeros panegiristas del Apóstol en un comienzo de siglo donde este era más conocido entre los exiliados retornados que entre los cubanos residentes en la isla.
En la sala de su humilde casa habanera en la calle Amistad se creó el Ateneo de La Habana, fundado por su hijo José Manuel. Néstor Leonelo, a quien por su fabulosa memoria sus amigos apodaron la imprenta ambulante, murió en la capital el 8 de noviembre de 1923, tan modestamente como había vivido, y solo en esa hora final recibió el homenaje unánime de sus contemporáneos el hombre de quien Martí escribiera:
Vive en Tampa, como un padre del pueblo, el fidelísimo cubano Néstor Leonelo Carbonell. Él es de aquellos cubanos incansables que solo sienten dicha en lo que eleve y mejore el alma patria….

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Fermín Valdés Domínguez, el “Hermano del Alma” de José Martí

A ningún cubano le es ajeno el nombre de Fermín Valdés Domínguez, nacido el 10 de julio de 1853 y fallecido el 13 de junio de 1910 en La Habana, ampliamente conocido como “hermano del alma” de José Martí, una condición o mérito que habla por sí de su gran valía como ser humano, y de su compromiso político, patriótico y revolucionario.
Precisamente por eso tuvo una vida rica y compleja aquel hombre muerto, debido a su quebrantada salud, cuando estaba a punto de cumplir 56 años.
Sus últimas acciones por la independencia de Cuba lo habían llevado en 1894 a los Estados Unidos de Norteamérica para colaborar junto al Maestro, en los preparativos de la Guerra Necesaria.
Tras la salida de José Martí a Cuba, Valdés Domínguez se quedó en el país norteño, para apoyar la contienda iniciada el 24 de febrero de 1895, con la recaudación de recursos.
Pero la caída en combate de su entrañable amigo, el 19 de mayo de ese propio año, lo compulsó a embarcarse con presteza en una expedición que salió hacia Cuba y ya en suelo patrio se incorporó al Ejército Libertador.
En la manigua redentora cubana, por su profesión de médico ocupó cargos de Jefe de Sanidad de los cuerpos militares de Las Villas y Oriente, asistió a la Asamblea Constituyente de Jimaguayú y fue ayudante del General en Jefe Máximo Gómez. Alcanzó el grado de Coronel.
Con el fin de la guerra y en medio de la ocupación estadounidense, optó por vivir en La Habana.
No tuvo ningún cargo en el gobierno creado bajo los dictados imperiales y en 1907 integró la Junta Patriótica de La Habana, desde la cual se opuso al anexionismo reaparecido en ciertos sectores durante la segunda intervención militar de 1906 a 1909.
Paralelamente a sus actividades cívicas y patrióticas, Valdés Domínguez fue un hombre multifacético. En sus años juveniles se graduó como médico en España, tras una accidentada carrera, por motivo de sus acciones políticas en la Isla.
Poseedor, como su gran amigo de la infancia y adolescencia, de una vasta cultura humanística, lo dominaba la sed del conocimiento, por lo que cursó sus estudios a cabalidad, durante su fecunda estancia en suelo de la metrópoli.
La amistad, o mejor dicho hermandad entre Pepe Martí y Fermín Valdés Domínguez merece unas líneas en este sucinto trabajo. Se conocieron de niños, en la escuela primaria de San Anacleto.
Luego la amistad creció y se hizo mayor cuando ambos cursaban estudios de primaria superior en el colegio dirigido por el profesor Rafael María de Mendive, el pedagogo que influyó de manera sobresaliente en la formación patriótica, moral y el ideario independentista de ambos jovencitos.
En 1869 Fermín Valdés Domínguez y el joven José Julián Martí y Pérez, se vieron envueltos en sucesos de dramáticas consecuencias.
Con solo 16 años, Martí fue condenado a seis años de prisión en las canteras de San Lázaro, al comprobarse su participación en la autoría de una carta en la que se acusaba a un compañero de ambos de traidor y apóstata por haberse incorporado al cuerpo represivo y criminal de los Voluntarios de La Habana, al servicio de la corona.
A pesar de que su compañero Fermín admitió haber sido el autor, la caligrafía de Martí inclinó la mayor culpabilidad hacia él. Fermín, empero, tuvo que cumplir seis meses de cárcel.
Fermín había iniciado los estudios de Medicina en La Habana, pero es implicado nuevamente en otro proceso, el que concluyó con el crimen monstruoso de los ocho inocentes estudiantes de Medicina, el 27 de noviembre de 1871.
Aunque no le cupo la suerte de morir por fusilamiento en el macabro sorteo que finalmente hicieron las autoridades españolas, esa vez Valdés Domínguez fue condenado a seis años de cárcel. Ese espantoso suceso lo marcó para toda la vida y en lo adelante luchó con valentía, sin descansar, incluso años después, por vindicar la memoria de aquellos niños mártires, sus antiguos y amados compañeros de estudio.
Debido a denodados esfuerzos de sus padres y amigos, Valdés Domínguez y Martí fueron deportados luego, tras un tiempo de verdaderos sufrimientos y marcharon a España de forma separada.
En España Fermín escribió, con el apoyo de Martí, un libro de denuncia de las atrocidades cometidas por las autoridades coloniales. Tanto la obra de Fermín, como el ensayo titulado: “El presidio político en Cuba”, fueron publicados en Madrid y ambos tuvieron una gran repercusión.
Al finalizar sus estudios en España, Martí tomó el rumbo del exilio hacia varios países de América Latina, como: México, Guatemala, Venezuela y más tarde Estados Unidos. Fermín ejerció su carrera como médico en La Habana, su ciudad natal, en 1876, pero a pesar de la distancia, la amistad entre ambos continuó.
Siempre honrado y muy comprometido socialmente, ejerció la Medicina, hizo investigaciones médicas y antropológicas, fue autor de varios estudios científicos avanzados para su tiempo y atendió a los más pobres y humildes desde sus consultorios en La Habana, Santiago de las Vegas y el poblado oriental de Baracoa, donde realizó un trabajo destacado y meritorio.

Posted in Sin categoría | Leave a comment

José Luis de la Tejera: ferviente estudioso de José Martí

José Luis de la Tejera es un ferviente estudioso de José Martí, afición que le prestigió para dirigir, hace muchos años, los Seminarios Juveniles Martianos, luego el Movimiento y, finalmente, la Sociedad Cultural en Santiago de Cuba. Hoy, merecidamente, es el Presidente de Honor de la última institución mencionada.
En la niñez y la adolescencia aprendió a admirar al patriota en las clases de Historia y matutinos, pero fue su entrada a la universidad a estudiar la carrera de Letras, lo que le posibilitó adentrarse en su vasta obra literaria.
Antes de incorporarse a las aulas de la Educación Superior, los alumnos marchaban a los cortes de caña, aunque en su caso nunca había visto un cañaveral y, mucho menos, cogido un machete.
Mucho agradece ese momento de su vida, al caer en sus manos un libro de Martí, y cuyas páginas “devoró” en los pocos momentos de descanso que tuvo en el campo.
Ya iniciada la docencia, confeccionó una ponencia sobre el Apóstol, que resultó ganadora a nivel de aula y facultad, y también seleccionada para participar en el Seminario Juvenil Martiano, en La Habana.
Todos los textos de ese autor de talla universal lo apasionaron: novelas, cuentos, poesías, ensayos y hasta su epistolario, y en todos los casos -reconoce- están llenos de amor por América y su tierra natal, Cuba.
Fue así que su presencia en los Seminarios Juveniles era asidua y gustaba atraer a niños y jóvenes para aproximarse a Martí y crear.
En esos eventos Santiago de Cuba tuvo una participación destacada y resultó para él una etapa importante en su vida, que le dejó interesantes experiencias.
Después surgió el Movimiento Juvenil Martiano, donde también tuvo un protagonismo en su provincia, y en grupo formado posteriormente que afilió a estudiosos, ya no tan jóvenes.
Cuando Armando Hart Dávalos, quien dedicó mucho tiempo a adentrarse en la existencia y obra del Héroe Nacional, vino a Santiago de Cuba a crear la Sociedad Cultural, en 1997, todos vieron en José Luis a la persona indicada para tomar las riendas de la naciente institución en el oriental territorio.
Sin dudas, fue para él un privilegio hacerlo, en la tierra donde reposan los restos del luchador.
Por esa confianza depositada, durante 15 años fue el más entusiasta integrante, aglutinando a muchos, organizando eventos, actividades y otros momentos que propiciaran conocer más sobre José Martí, al tiempo que divulgaba ese quehacer en la prensa, su fiel aliada.
También llevó a la Sociedad Cultural en Santiago de Cuba a destacarse nacionalmente.
Cuando indagamos qué faceta de José Martí más le impresiona, no duda en responder: la de comunicador.
Como tal lo considera muy especial, capaz de llegar a todos, con intencionalidad y un propósito siempre marcado: la libertad, el hombre y la paz latinoamericana.
Por eso José Luis fue y sigue siendo uno de los defensores del evento que la Unión de Periodistas de Cuba en la provincia de Santiago de Cuba realiza -ya va por la decimoctava edición- y que se denomina Taller Nacional Martí y la Prensa.
Este convoca a periodistas, a otros trabajadores del gremio e intelectuales del país, alumnos de la carrera y a estudiosos de su vida y obra que quieran enrolarse en esa fiesta martiana, como la califica.
Mucho tuvo Martí de comunicador y periodista, por eso le toca a la prensa desentrañar esa faceta y reflejarla con toda su riqueza en su ejercicio diario, recalca.
Asegura que mucho aprende de todos los participantes, tanto ponentes como en los tribunales encargados de escoger el Gran Premio Nuestra América y los mejores trabajos en las diferentes categorías de los medios de prensa.
Importantes aportes ha realizado este santiaguero y su nombre aparece en títulos como José Martí y los retos contemporáneos, con la coautoría de los doctores Armando Hart y Miguel Limia, bajo el sello editorial Ediciones Santiago.
Igualmente ha publicado en las revistas Honda, de la Sociedad Cultural José Martí, Casa de las Américas, Santiago y otras con interesantes artículos donde siempre descubre algo nuevo de la grandeza del Maestro.
En el ámbito internacional también están sus publicaciones en la Revista Ciencia y Sociedad, de República Dominicana, con el tema: José Martí ante las circunstancias de la globalización neoliberal contraria a la identidad nacional.
Para José Luis el pensamiento martiano cobra cada día mayor vigencia, sobre todo en los momentos actuales cuando se demanda de la unidad y fusión de voluntades de todos los pueblos latinoamericanos.
Un apasionado de la literatura martiana es este santiaguero, profesor titular de la Universidad de Oriente y ahora jubilado.
Los textos que atesora como reliquias atraen su lectura en cuanta oportunidad tiene, pues siempre le transmiten conocimientos, enseñanzas, humanismo y otros valores.

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Inauguran Exposición Dedicada a José Martí en Grecia

Con “Cuba en el corazón” se titula la exhibición fotográfica dedicada al aniversario 165 del natalicio del Héroe Nacional cubano José Martí, que se inauguró en la galería Francisco de Miranda, ubicada en la sede de la embajada de Venezuela, en Grecia.
La muestra, que forma parte del programa de actividades del X Festival Literatura en Atenas (LEA), permanecerá abierta hasta el próximo 15 de junio e incluye paisajes, rostros, monumentos, esculturas, flora y fauna, temas escogidos para la exposición con las fotos captadas por el lente aficionado de José Oriol Marrero Martínez, Consejero y Cónsul de la Embajada de la República de Cuba en la República Helénica.
La exposición se presentará en las ciudades de Atenas y Lefkada y luego se llevará a otras localidades del país como: Esparta, Patras, Kabala, Micenas, la sede del parlamento heleno y la cárcel de alta seguridad para mujeres El Thibón, entre otras.
Luego de la ceremonia inaugural, el cantante cubano Ramón Soto Abreu, interpretó varias canciones, que fueron muy bien acogidas por el público asistente y el Embajador de la República Bolivariana de Venezuela, Farid Fernández, la embajadora de Cuba, Zelmys María Domínguez Cortina, el autor de las instantáneas, consejero José Oriol Marrero Martínez y la directora general del Festival LEA Adriana Martínez, usaron en la apertura de la velada.
Entre los asistentes estuvieron el presidente del Grupo Parlamentario de Amistad con Cuba, Nikolaos Syrmalenios, diputado del Partido Syriza; Stavros Tasos, diputado del Partido Comunista de Grecia (KKE); Nikos Seretakis, de la sección internacional del KKE, así como diputados y miembros de varios partidos, el presidente e integrantes de la Asociación de Amistad Heleno Cubana de Amistad y de la dirección de la Asociación Cultural José Martí de Amistad con Cuba.
En la ocasión participaron directores de varias asociaciones, el Instituto Cervantes de Atenas, el Festival LEA y otros amigos de la isla caribeña; ejecutivos de empresas que trabajan con Cuba y miembros del cuerpo diplomático, que tomaron parte en esta jornada cultural.

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Reinstalan escultura de José Martí en la ciudad gallega de Pontevedra

La plaza de José Martí, ubicada en la unión de las avenidas Santa Clara y Cobián Roffignac, en la ciudad gallega de Pontevedra, de nuevo luce el monumento que sirve de recordatorio y homenaje al Héroe Nacional cubano, quien además fue un destacado escritor, poeta, pensador y filósofo.
De este modo, la estatua del Apóstol ahora “regresa” a la plaza donde antes estuvo ubicada, después que las obras de remodelación de la calle Santa Clara, efectuadas en el año 2014, implicaran la retirada de la escultura anterior y ahora se optó por colocar un nuevo monumento, aunque con los mismos elementos.
Aunque posee los mismos elementos, el actual tiene una lámina de granito de 1,5 metros, acompañada de una bandera cubana, el busto del luchador independentista José Martí y un fragmento de la obra de su autoría, titulada: “Versos Sencillos”.
El acto se inició con la interpretación de los himnos de Cuba y Galicia, lo que estuvo a cargo del trío Campos, Costa y Churruca y después usó de la palabra el Cónsul General de Cuba ante la Junta de Galicia, José Antonio Solana Fernández, quien agradeció el gesto del “pueblo pontevedrés” y se despidió con la frase: “nos mantenemos en el combate”.

Posted in Sin categoría | Leave a comment

José Martí ingresa al Hall de la Fama de los Escritores de Nueva York

El poeta, ensayista, periodista y político cubano José Martí (1853-1895) acaba de ser nombrado nuevo miembro del Salón de la Fama de Escritores de Nueva York, tal como se anunció en el reciente mes de mayo por el Empire State Center for the Book.
El Apóstol cubano es el segundo escritor hispano en ingresar a tan exclusivo salón, después que lo hiciera en el año 2011 la poeta puertorriqueña Julia de Burgos, quien residió durante una etapa de subida en Cuba.
La propuesta fue impulsada en los últimos tiempos por la intelectual Esther Allen, una destacada estudiosa y traductora de las obras de José Martí y la historiadora cubanoamericana Ada Ferrer, de New York University.
El ingreso del Héroe Nacional cubano en el selecto grupo neoyorquino se concretó el cinco de junio, durante una solemne ceremonia en la que usaron de la palabra el sociólogo cubano-americano Lisandro Ferrer, quien además es profesor del John Jay College y Ada Ferrer, los que tuvieron a su cargo las palabras centrales del acto, con motivo de la inclusión de José Martí en el Salón de la Fama de Escritores de Nueva York.
El New York Writers Hall of Fame es un proyecto del Empire State Center for the Book, que cada año concede membresías a escritores, vivos o muertos, que hayan marcado la historia cultural de esta gran ciudad.
Entre sus miembros más célebres están: Walt Whitman, Herman Melville, Washington Irving, Henry James, Edith Wharton, Elizabeth Bishop, Marianne Moore, Mary McCarthy, Langston Hughes y James Baldwin, entre otros.
Este año, junto a José Martí, ingresaron otros cinco escritores, entre ellos los también fallecidos: Ira Gershwin (1896-1983), letrista estadounidense, que creó muchas de las canciones más amadas de Estados Unidos, junto a su hermano George Gershwin, y E.L.Konigsburg (1930-2013), autor de libros para niños.
Los otros tres autores son el historiador y periodista Russell Shorto (1959), Colson Whitehead (1969), novelista ganadora de un premio Pulitzer y Jacqueline Woodson (1963), actualmente Embajadora de EEUU de Literatura para Jóvenes.

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Profesora cubana dicta conferencia sobre José Martí en Grecia

La doctora Elina Miranda, directora del Departamento de Literatura y Tradición Clásica, en el Departamento de Literatura y Letras, de la Universidad de La Habana, dictó la conferencia titulada, “José Martí y la lección de Grecia”, en la sede del Instituto Cervantes de Atenas.
La presencia de Grecia y su cultura en la obra literaria del Héroe Nacional de Cuba fue abordada por la doctora en Ciencias Filológicas, quien es, además, subdirectora de la Academia Cubana de la Lengua y Miembro Asociado de la Real Academia de España.
La Prefectura de Atenas le otorgó en el año 2006 la condecoración de Embajadora del Helenismo a la intelectual cubana.
En el evento realizaron una introducción la directora del Instituto Cervantes, Cristina Conde de Beroldingen Geyr, y la embajadora de Cuba en Grecia, Zelmys María Domínguez Cortina y participaron también representantes de diversos sectores de la sociedad griega, organizaciones políticas y de solidaridad, así como representantes del cuerpo diplomático acreditado en Grecia.
Los oradores destacaron que la conferencia constituyó una importante contribución al desarrollo de los vínculos culturales entre Cuba y Grecia, en el aniversario 165 del natalicio del Apóstol de la independencia cubana.

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Convoca la UNESCO al premio internacional José Martí

La Unesco abrió la convocatoria para el premio internacional José Martí, galardón que se otorga a personas que luchan por la defensa de la soberanía, la libertad y la integración de los pueblos de América Latina, el que fue creado en el año 1994 por el Consejo Ejecutivo a partir de una propuesta del gobierno de Cuba, con la finalidad de reconocer en el mundo los ideales del Héroe Nacional cubano.
Desde su creación han recibido ese premio: la Dra. Celsa Albert Batista, por su lucha contra la esclavitud en Brasil y Georges Anglade, por sus acciones tendientes a alcanzar una mayor equidad en Haití, ambos en 1995; Oswaldo Guayasamín, de Ecuador, por su contribución como artista a la visibilización de la pobreza de su pueblo y Milagros Palma Guzmán, por su aporte a la difusión de los escritos de las mujeres, mediante la creación de editoriales, los dos en el año 1999.
También el mexicano Pablo González Casanova recibió en el 2003 el galardón por su lucha contra el racismo, el apartheid y la exclusión social y por su defensa de la identidad de América Latina. En el 2005 revolucionario venezolano Hugo Rafael Chávez Frías, fue reconocido por su labor de integración de América Latina y el Caribe.
En el 2009 el favorecido con el premio fue el escritor argentino Atilio Alberto Borón; en el 2013, el brasileño Frei Betto, teólogo de la liberación y en el 2016 el intelectual mexicano doctor Alfonso Herrera Franyutti, quien fuera un gran difusor del pensamiento y la obra de José Martí.

Posted in Sin categoría | Leave a comment