Exposición en Cuba resalta vínculo entre José Martí y Emilio Roig

La exposición «El máximo apóstol de nuestras libertades. José Martí en Emilio Roig» resalta el vínculo que existe hoy entre el Héroe Nacional de Cuba y el Primer Historiador de La Habana, ambos figuras cimeras de la nación.
A partir del 23 de agosto, día del nacimiento de Roig, el Palacio de Lombillo en el Centro Histórico de La Habana Vieja acogerá la propuesta expositiva con documentos de las más disímiles tipologías que podrán visualizarse desde el formato virtual y presencial.

  La muestra tiene la curaduría de un equipo de expertos en Patrimonio Documental, quienes aseguraron se trata de un recorrido por la obra periodística e investigativa de Roig en la salvaguarda de la figura de Martí.

Según precisaron, la exhibición «cubre referentes documentales fechados entre la década de 1920 hasta la muerte del historiador en 1964, con especial énfasis en las acciones desarrolladas para celebrar el centenario del poeta en 1953».

El proyecto, organizado por la Dirección de Patrimonio Documental, da seguimiento a iniciativas similares que acontecen desde hace más de una década para rendirle homenaje al fundador de la Oficina del Historiador de la Ciudad.

Como dijera su alumno y sucesor Eusebio Leal Spengler, la acción iniciada en los años 60 del siglo XX ofrece tributo a su memoria, su trabajo y constituye un momento festivo para celebrar «siempre su nacimiento, nunca su muerte».

Luego de dos años de sesionar en la modalidad virtual por la Covid-19, el evento retoma la presencialidad y deviene pretexto «para reafirmar el compromiso de la Oficina del Historiador con la salvaguarda y difusión de la cultura y la memoria de Roig».

Sus conocimientos en el campo de las letras, el derecho y la historiografía en la nación caribeña le convirtió en uno de los más notables intelectuales de su época y de la isla que tanto debe a él la creación y el desarrollo de instituciones consagradas a los estudios de historia y cultura.

Tomado de: https://www.prensa-latina.cu

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Tres momentos de ayer para mañana

Mi generación comprendió a Fidel desde nuestra América, en el puño y letra de Juan Gelman. Veníamos de un mundo conservador de clase media, en el que se agotaba ya la movilidad social ascendente que había nutrido las ilusiones de nuestros padres y abuelos en la década de 1950, y se hacía sentir de múltiples maneras el desgaste de la cultura del bienestar autocomplaciente que fomentaba ahora el miedo al cambio social. Fue desde esa realidad, y de la experiencia de ese cambio en Cuba, que leímos el poema Fidel, que Gelman dedicara al rico y profundo vínculo moral entre el dirigente y su pueblo. (2)

Guillermo Castro Herrera*, colaborador de Prensa Latina

Gelman fue un autor de rigurosa intolerancia frente a aquella cultura que se agotaba, y lo fue además en nombre de la que buscaba forma nueva de expresión desde la revolución que nacía en Cuba para nuestra América. Escribía de un modo que encajaba de manera inédita con aquella visión martiana que advertía que en esta América no había “batalla entre la civilización y la barbarie, sino entre la falsa erudición y la naturaleza.” Y Gelman era, en verdad, el hombre natural que vencía “a los letrados artificiales.” (3)

Para alcanzar esa victoria, Gelman violó de intento las normas de valoración y de expresión de aquellos letrados. Y lo hizo desde aquellas primeras líneas que pusieron el elogio en su propia perspectiva: “dirán exactamente de fidel / gran conductor el que incendió la historia etcétera / pero el pueblo lo llama el caballo y es cierto”. El apodo tan bien ganado se explicaba en la acción del apodado: “fidel montó sobre fidel un día / se lanzó de cabeza contra el dolor contra la muerte / pero más todavía contra el polvo del alma”, que entonces nos agobiaba a los jóvenes que éramos.

Y de allí pasaba el poema, como una espiral ardiente, a la reiteración y la ampliación de su sentido: “la Historia parlará de sus hechos gloriosos / prefiero recordarlo en el rincón del día / en que miró su tierra y dijo soy la tierra / en que miró su pueblo y dijo soy el pueblo / y abolió sus dolores sus sombras sus olvidos / y solo contra el mundo levantó en una estaca / su propio corazón el único que tuvo”. Con eso abrió paso el poema al sentido final de su hechura: “fidel es un país / yo lo vi con oleajes de rostros en su rostro / la Historia arreglará sus cuentas allá ella / pero lo vi cuando subía gente por sus hubiéramos / buenas noches Historia / agranda tus portones / entramos con fidel con el caballo.”

Aún pasarían siete años antes de ver yo a Fidel en su persona. La primera fue en octubre de 1968, en el ingenio La Demajagua, cuando se conmemoró el primer centenario de la guerra de independencia de Cuba, que devendría después en la primera – y triunfante – guerra de liberación nacional en nuestra América. De aquel momento queda en la memoria de quien llegaba al lugar desde un país cuyo pueblo luchaba por convertirse en nación, el modo en que el discurso encaraba ese problema.

Quizás para muchos la nación o la patria ha sido algo así como un fenómeno natural, quizás para muchos la nación cubana y la conciencia de nacionalidad existieron siempre, quizás muchos pocas veces se han detenido a pensar cómo fue precisamente que se gestó la nación cubana y cómo se gestó nuestra conciencia de pueblo y cómo se gestó nuestra conciencia revolucionaria.

Hace 100 años no existía esa conciencia, hace 100 años no existía la nacionalidad cubana, hace 100 años no existía un pueblo con pleno sentido de un interés común y de un destino común. Nuestro pueblo hace 100 años era una masa abigarrada constituida, en primer término, por los ciudadanos de la potencia colonial que nos dominaba; una masa enorme también de ciudadanos nacidos en este país, algunos descendientes directos de los españoles, otros descendientes más remotos, de los cuales algunos se inclinaban a favor del poder colonial y otros eran alérgicos a aquel poder; una masa considerable de esclavos, traídos de manera criminal a nuestra tierra para explotarlos despiadadamente cuando ya los explotadores habían aniquilado virtualmente la primitiva población aborigen de nuestro país.

Y al exponer el proceso a través del cual esa masa abigarrada se había convertido en una nación a través de su lucha de un siglo por su independencia política y su liberación nacional, se revelaba cómo el presente es el momento en que el pasado construye el futuro mediante la acción de los sectores más conscientes de cada sociedad.

La tercera ocasión fue en el patio del Cuartel Moncada, en julio de 1973, en la conmemoración del XX Aniversario de aquella acción armada de la que José Martí fue el autor intelectual, al decir del propio Fidel en el juicio en que fue acusado de encabezarla. Y allí también tuvo la poesía un lugar destacado, al concluir el discurso con un poema del dirigente revolucionario Rubén Martínez Villena (1899-1934), que en 1933 había tenido un papel clave en el derrocamiento del dictador Gerardo Machado:

«Hace falta una carga para matar bribones, / para acabar la obra de las revoluciones, / para vengar los muertos que padecen ultraje, / para limpiar la costra tenaz del coloniaje, / para no hacer inútil, en humillante suerte, / el esfuerzo y el hambre, y la herida y la muerte; / para que la República se mantenga de sí, / para cumplir el sueño de mármol de Martí; / para que nuestros hijos no mendiguen de hinojos, / la patria que los padres le ganaron de pie…».

Y concluyó diciendo: “Desde aquí te decimos, Rubén: el 26 de Julio fue la carga que tú pedías”.

Pero quizás el encuentro de efecto más duradero fue el segundo. Ocurrió durante una parada inesperada del tren que llevaba de vuelta a Santiago de Cuba a los estudiantes de la Universidad de Oriente que habíamos participado durante varias semanas en la zafra azucarera de 1970, que se propuso alcanzar la producción de diez millones de toneladas de azúcar, pero no lo logró. La noticia ya era conocida, y ya se había emitido la decisión de convertir aquel revés en una victoriosa recuperación económica.

Lo que no conocíamos era que el tren se había detenido porque Fidel deseaba informarles directamente a los universitarios sobre el camino a seguir. Lo hizo desde una modesta tarima, a viva voz, con serenidad y sincero deseo de ser entendido y comprendido. Lo hizo, en breve, como ningún otro directivo estatal lo hubiera hecho en aquella etapa de la historia de nuestra América, y como muy pocos lo han hecho desde entonces. Y si, en efecto, yo estuve allí entonces, fui parte de aquel instante, y a Fidel lo recuerdo como lo dijo Gelman: “con oleajes de rostros en su rostro”, y puedo decir con él, también, “buenas noches Historia / agranda tus portones / entramos con fidel con el caballo.”

(Alto Boquete, Panamá, 11 de agosto de 2022).

(1) “Nuestra América”. El Partido Liberal, México, 30 de enero de 1891. Obras Completas. Editorial de Ciencias Sociales. La Habana, 1975. VI: 17.

(2) Del poemario Gotán, Ediciones La rosa blindada, Buenos Aires, 1962. Contenido en Pesar todo (Antología). La Habana, Fondo Editorial de Casa de las Américas. Pág.51

(3) “Nuestra América”. El Partido Liberal, México, 30 de enero de 1891. Obras Completas. Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1975. VI: 17.

*Guillermo Castro Herrera (Panamá,04/09/50) Doctor en Estudios Latinoamericanos, Facultad de Filosofía, Universidad Nacional Autónoma de México, 1993-1995. Maestría en Estudios Latinoamericanos, Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, Universidad Nacional Autónoma de México, 1977-1979. Licenciado en Letras, Universidad de Oriente, Santiago de Cuba, 1968-1973. Fundación Ciudad del Saber, Panamá: Vicepresidente de Investigación y Formación, 2013 a la fecha. rmh/gch

Tomado de: https://www.prensa-latina.cu

Posted in Sin categoría | Leave a comment

El Centro de Estudios Martianos, más de cuatro décadas al servicio de la Patria (+ videos)

No es posible valorar la cultura cubana de las últimas cuatro décadas sin tomar en consideración la labor del Centro de Estudios Martianos. Fue  fundado por iniciativa del Dr. Armando Hart, entonces ministro de Cultura, y el Comandante en jefe Fidel Castro Ruz, con el objetivo de dedicarse a la investigación y promoción de la vida y la obra de José Martí. Su origen se remonta casi  una década, cuando en 1968, se crea la Sala Martí de la Biblioteca Nacional, al frente de la cual se designó al poeta Cintio Vitier, quien junto a Fina García Marruz, su compañera de vida y obra, y otros intelectuales valiosos, sentaron las bases de la institución.

Al efectuar una retrospectiva del devenir del CEM nótase de inmediato la excelencia de los orígenes, pues entre los miembros de su primer consejo de dirección, presidido por Roberto Fernández Retamar, se encontraban   los doctores Julio Le Riverend, José Antonio Portuondo, José Cantón Navarro y Ángel Augier.

Uno de los proyectos aurorales, de lo cual existen evidencias y testimonios que datan del propio año 1977,  lo fue la Edición crítica de las Obras completas de José Martí, cuya concepción y primeros tomos estuvieron a cargo de Cintio Vitier y Fina García Marruz. De esas fuentes, caracterizadas por el rigor, la amplitud de miras, la vocación universal, la cubanía raigal y la voluntad de preservar la palabra martiana con la mayor fidelidad posible, parte el actual proyecto que continúa esa senda iniciada por los fundadores. El mismo ha sido calificado  en más de una ocasión, por destacados intelectuales, como el proyecto cultural más importante de la Cuba de hoy, pues  como diría Juan Marinello “Una edición crítica es el hombre y su tiempo –todo el tiempo y todo el hombre ─, o es un intento fallido.”[1]

Hay que decir que durante todos estos años la Edición crítica ha venido llevándose a cabo con un nivel de austeridad material increíble, y junto a la dificultad que entraña la propia labor investigativa, quienes trabajamos en ella hemos tenido que vencer los obstáculos y carencias comunes a todo un país, a la hora de llevar a cabo nuestro trabajo cotidiano. Y aún así, no solo han salido a la luz 29 tomos, más los que se encuentran en proceso investigativo o de edición, sino un número considerable de estudios paralelos, los cuales constituyen valores agregados de esa labor principal. Varios libros importantes han obtenido, entre otros lauros, premios de la Crítica, Anual de investigación cultural y de la Academia de Ciencias. Ellos son también resultados relevantes de este magnífico equipo que dirige Pedro Pablo Rodríguez López, destacado académico, ampliamente reconocido en Cuba y el extranjero.

El equipo de Investigaciones históricas, dirigido por Ibrahim Hidalgo Paz, ha tenido importantes resultados, y sería muy extenso referirse pormenorizadamente a ellos. Sin duda alguna hay dos contribuciones, del propio Hidalgo Paz, que merecen mención especial. La primera de ellas es José Martí.  Cronología 1853-1895, que ya rebasa las seis ediciones, texto de obligada consulta para investigadores, profesores, estudiantes y para todo aquel que desee adentrarse con precisión en la vida y la obra del prócer cubano. La segunda es la Tesorería del Partido Revolucionario Cubano, un texto que ahonda en las interioridades de la recaudación de fondos para la causa independentista y el empleo de los mismos, con minuciosidad y rigor. Y demuestra con datos y cifras la honradez y sentido ético de Martí y sus colaboradores.   De manera general el equipo ha obtenido numerosos premios y reconocimientos, entre los que deben mencionarse varios premios de la Academia de Ciencias, de Investigación cultural y de la Crítica.

El equipo de Estudios Literarios, dirigido primero por Salvador Arias García, y sucesivamente por Mauricio Núñez Rodríguez y David Leyva González,  se ha distinguido en estas décadas de labor por sus resultados de excelencia, así  como por la sistematicidad en el trabajo. Su aporte a los estudios martianos y de la literatura en general son verdaderos referentes para los estudiosos del Modernismo hispanoamericano. Ello ha garantizado que tres de sus integrantes hayan recibido el Premio de ensayo Alejo Carpentier, así como varios Premios de la Crítica y de Investigación cultural, entre otros galardones.

No obstante los lauros y reconocimientos recibidos, la labor de investigación no hubiese tenido el desarrollo exitoso que acabamos de comentar sin la contribución de otras áreas del CEM, como la Biblioteca especializada, el Portal José Martí y nuestra Editorial. Obviamente, la primera de ellas garantiza la localización de las fuentes, facilita y complementa en mucho el trabajo de investigación, y los segundos aseguran la visibilidad y socialización de esos resultados, de manera que el funcionamiento óptimo de ese sistema es el que ha hecho posible la permanencia del Centro de Estudios Martianos en un lugar privilegiado de la cultura nacional  por casi medio siglo. Entre el gran número de publicaciones que ha llevado a cabo la editorial desde 1977 hasta la fecha, descuella, sin duda alguna, el Anuario del Centro de Estudios Martianos, el cual alcanza ya su número 44.   De todo lo anterior  se deriva que el Centro como institución haya recibido numerosos reconocimientos en el ámbito de la ciencia y de la cultura, entre los que sobresalen la medalla Alejo Carpentier, la réplica del Machete de Máximo Gómez y más recientemente la Orden Carlos J. Finlay, la más alta condecoración que se otorga en nuestro país por méritos científicos.

Esos estímulos morales tienen lugar no sólo por la calidad y rigor de los resultados investigativos, sino también por el alto nivel de calificación del personal, pues en la actualidad contamos en la plantilla de la institución con 10 doctores y  un máster. Además, tenemos dos maestrías y dos doctorados en proceso.

También debe mencionarse la labor de hacer presente a Martí y su ideario en el extranjero, tanto en el ámbito académico como en el divulgativo. Un gran número de   conferencias y encuentros científicos, cursos de pre y de posgrado, han tenido lugar en estos 45 años.  Nuestros autores han sido publicados en libros y  revistas foráneas, y varios  han sido traducidos a otras lenguas, con lo cual se garantiza el alcance de nuestra labor a otras latitudes. Asimismo, el reconocimiento al Centro ha llegado más de una vez desde el exterior, a través  de premios otorgados a sus investigadores, el más reciente de los cuales fue el Premio Latinoamericano y Caribeño de Ciencias Sociales, que concedió CLACSO al Dr. Pedro Pablo Rodríguez.

Otra de las líneas de trabajo del CEM ha estado dirigida a  impulsar la fundación y desarrollo  de las cátedras martianas en universidades cubanas y de otros países, lo cual ha hecho posible que se conozca cada vez más a Martí en esos territorios y se propicie el diálogo con estudiosos de otras culturas. Ello confirma reiteradamente la universalidad de la obra martiana, pues en ámbitos muy diferentes y distantes suscita interés y se le considera como un ejemplo de eticidad necesario en el mundo de hoy.

Desde los días fundacionales, ha sido prioridad para el CEM la atención a las nuevas generaciones, de ahí su presencia permanente en los seminarios juveniles martianos, un vínculo que se mantiene hasta hoy. Además, sistemáticamente se ofrecen charlas y conferencias en centros laborales y educacionales a lo largo del país. Asimismo se brinda asesoría especializada a otras instituciones cubanas y extranjeras que lo soliciten y se contribuye a la  formación de maestros y doctores en temas relativos a la vida y la obra de José Martí.

De igual manera existe una presencia sostenida de nuestros especialistas en los medios de comunicación masiva, con lo cual la labor de la institución llega a las grandes masas de oyentes y espectadores. Asimismo, como parte de la Oficina del Programa Martiano, y en estrecha relación con la Sociedad Cultural José Martí, el CEM también contribuye al trabajo comunitario, pues la palabra y el ejemplo del “hombre más puro de la raza,” como lo llamara la chilena Gabriela Mistral, debe llegar a cada hogar, a cada escuela, a cada barrio, y por qué no, a cada confín del planeta, en aras del mejoramiento humano y de un mundo mejor y más justo.

Cabe preguntarse, en los complejos momentos que vive el mundo de hoy, ¿qué puede aportar el Centro de Estudios Martianos a esta humanidad en crisis?

La respuesta conduce a reflexiones interesantes. En momentos en que la globalización neoliberal favorece el desconocimiento de las esencias más puras de los pueblos, y pretende enmascarar estrategias de dominio a escala planetaria, el pensamiento descolonizador de José Martí se perfila como una alternativa teórica viable,  en lo ético, en lo político y en lo cultural. Obviamente, no es una receta mágica, pero de conjunto con otros saberes afines,  puede ayudar considerablemente en la construcción de un mundo más justo, y sobre todo, desmontar las falacias sobre la supuesta inferioridad de nuestros países.

De hecho, repasar el siguiente párrafo, escrito en 1887, basta para convencernos de la actualidad de las preocupaciones martianas al respecto. Hablando de los periódicos norteamericanos y sus opiniones sobre nuestros territorios   escribió entonces:

[…] nos estudian e historian a meras ojeadas, y con mal humor visible, como noble apurado que se ve en el aprieto de pedir un favor a quien no mira como igual suyo. Así es que, siendo en verdad admirables la mayor parte de los pueblos de nuestra América por haber subido, entre obstáculos mortales a su condición presente, de los más oscuros y opuestos orígenes, no pasa día sin que estos diarios ignorantes y desdeñosos nos traten de pueblecillos sin trascendencia, de naciones de sainete, de republicuelas sin ciencia ni alcance, de “pueblos de piernas pobres”-como decía ayer Charles Dudley Warner hablando de México,-“¡escoria de una civilización degenerada, sin virilidad y sin propósito!”[2]

Las palabras anteriores se explican por sí mismas: nada podemos esperar del vecino poderoso que, si se preocupa por nosotros, es para ver de qué modo  consolida sus planes de dominio.  Entonces en tiempos como estos, son saludables lecciones para todos los pueblos el modo en que Martí asume la defensa de nuestra identidad y nuestra relación con el mundo. También son útiles sus estrategias defensivas, su capacidad para hacer valer la dignidad continental frente a la soberbia norteña en momentos arduos, como los días difíciles de la Conferencia panamericana, por ejemplo.

De ese espíritu digno, inteligente, vigilante,  orgullosamente nuestramericano, brotaron textos vibrantes que urge leer y difundir en el presente, porque los cantos de sirenas de entonces se siguen escuchando hoy, y siempre en detrimento de los pueblos del Sur. Hay que volver a su discurso conocido como “Madre América”, a su “Vindicación de Cuba”, pues ambos documentos aluden  a la extraordinaria valía de nuestras culturas frente a la prepotencia racista del ávido vecino.

La propia vida de José Martí, extraordinaria muestra de coherencia entre prédica y acción, se erige en ejemplo de ser humano, en paradigma que debe ser más conocido e imitado. Si así fuera, el futuro de la humanidad sería más luminoso y promisorio.

El jubileo por el aniversario cerrado no nos impide advertir que el Centro de Estudios Martianos tiene retos importantes que enfrentar y superar.  Entre ellos está el mantener los parámetros de rigor habituales, sin concesiones por las dificultades del presente y las nuevas condiciones de trabajo que impuso la pandemia. Ser creativos es una condición sine qua non  para lograr el éxito y cumplir con los objetivos fundacionales. No permitir que los aplausos  nos conduzcan al triunfalismo, porque de ahí se deriva la pérdida de la calidad en el trabajo. Renovar el colectivo sin dejar de aprovechar la experiencia acumulada, y garantizar que jóvenes graduados se vayan incorporando paulatinamente a la labor de investigación, pues de este modo estaríamos propiciando la continuidad de lo logrado. Sin duda alguna,  Martí será para Cuba y para la patria grande una presencia permanente. Parafraseando su discurso sobre Bolívar, estamos convencidos de que Martí tiene que hacer en América todavía.

Desde el  quehacer cotidiano, el Centro de Estudios Martianos continuará, como hasta ahora,  haciendo realidad el  mensaje enviado por el Comandante en jefe Fidel Castro en el aniversario 25 de la creación del CEMcuando escribió: “Nuestro pueblo, agudamente sensible a todo lo que se relacione con sus más preciadas esenciassabe muy bien que  en el Centro de Estudios Martianos cuenta con un poderoso ariete y una formidable trinchera de ideas”. Así será, porque Cuba y Nuestra América necesitan de nosotros.

[1]Juan Marinello. “Martí en su obra.”(Prólogo a las Obras completas de José Martí)En: José Martí, Obras completas, La Habana,  Editorial de Ciencias Sociales, 1975,  tomo 1, p. 10. En lo adelante, OC.

[2]  JM: “La república Argentina en los Estados Unidos. Un artículo del Harper’s Monthly”, OC, t. 7, p. 330.

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Celebrando aniversario 45 del Centro de Estudios Martianos

A 45 años de fundado (17 de julio de 1977), el Centro de Estudios Martianos ratifica su condición de entidad esencial de la cultura y la historia de Cuba, demostrada a partir de la cientificidad de sus aportes en el estudio de la vida, la obra y la interpretación del pensamiento del Apóstol José Martí.

La calidad humana y el talento de los intelectuales involucrados en el proyecto inicial fueron, en sí mismos, una carta de triunfo para dar cauce al noble objeto de estudio: Armando Hart Dávalos, Cintio Vitier, Fina García-Marruz Badía, Roberto Fernández Retamar, Julio Le Riverend, José Antonio Portuondo, Ángel Augier, José Cantón Navarro, entre otros.

Desde ese momento, la obra de emergencia de los trabajadores del Centro consistió en recuperar manuscritos, biblioteca personal, papelería y toda la documentación original o mecanuscrita e iconográfica de José Martí, o vinculada a su vida, que se hallaba dispersa en varias instituciones oficiales del país e incluso en manos de particulares. Así, también, catalogaron y reprodujeron esos materiales en soportes digitales para su mejor estudio y con la finalidad de conservar el valioso patrimonio (más de 2 250 documentos reunidos en el Fondo identificado como“José Martí Pérez”), que en el 12 de enero de 1978 sería proclamado Monumento Nacional, y en el año 2005 se inscribiría en el Registro de la Memoria del Mundo de la UNESCO.

Durante la celebración, la doctora Marlene Vázquez Pérez, directora del CEM, pasó revista a los hechos de trascendencia: “la Edición crítica de las Obras completas de José Martí, cuya concepción y primeros tomos estuvieron a cargo de Cintio Vitier y Fina García-Marruz”, trabajo continuado por el doctor Pedro Pablo Rodríguez.

La edición crítica incluye hasta el momento unos 29 tomos publicados, amén de estudios en proceso y de otros libros asumidos por la editorial del Centro como, por ejemplo el que quizás sea el de mayor popularidad, José Martí. Cronología 1853-1895, de Ibrahim Hidalgo Paz, así como la publicación de unos 44 números del Anuario del Centro de Estudios Martianos, todo lo cual ha abierto el reconocimiento científico y cultural del CEM con la Medalla “Alejo Carpentier”, Réplica del Machete de Máximo Gómez, Orden “Carlos J. Finlay”. Asimismo, Marlene mencionó “conferencias y encuentros científicos, cursos de pre y de posgrado y la fundación y desarrollo de las cátedras martianas en universidades cubanas y del mundo.

Distinciones

La doctora María Caridad Pacheco, vicedirectora de Investigación del CEM, dio lectura a las resoluciones de otorgamiento de la distinción Pensar es servir del Centro de Estudios Martianos a la Casa de las Américas, así como a la doctora Marlen Domínguez Hernández y a la editora y una de las fundadoras del Centro, Ela López Ugarte.

El doctor Eduardo Torres Cuevas entregó la medalla conmemorativa por el aniversario 25 de la Oficina del Programa Martiano a Regina Arango, Mayra Beatriz Martínez, Niurka Alfonso, María Caridad Pacheco, Marlene Vázquez Pérez, Carmen Suárez León, Sahily Alfonso y Pedro Pablo Rodríguez.

El Centro de Estudios Martianos, a su vez, fue distinguido con un reconocimiento especial del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Cultura, la moneda conmemorativa del 60 aniversario de la Unión de Jóvenes Comunistas y el sello por el Centenario de la Radio Cubana.

Al final se mostraron cápsulas visuales donde trabajadores y colaboradores sintetizan las razones de sus vínculos afectivos y profesionales con el Centro y su objeto de estudio.

El acto cerró con una magnífica interpretación de la pieza “Concertino (al estilo ruso), opus 35”, de Alexey Janschinow, a cargo de la estudiante de violín Keyla Morera, acompañada al piano por Pablo Gabriel Marrero.

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Dedican artistas cienfuegueros obra pictórica a José Martí

Una pintura mural en homenaje al Apóstol ambienta el patio interior la nueva sede de la Sociedad Cultural José Martí, en la provincia de Cienfuegos.

Pincel en mano, los artistas Vladimir Rodríguez, Enrique Richard y Gabino Lorenzo inmortalizan, mediante los lenguajes del arte, la vida y obra de nuestro Héroe Nacional.

“Es un mural lleno de símbolos, que van desde la misma imagen de Martí, hasta las palmas, por ejemplo. Símbolos que también hacen referencia a lo que somos como nación, al pensamiento martiano”, declaró Vladimir Rodríguez sobre la obra.

Junto a él, el pintor Gabino Lorenzo concibió la idea del Mural dedicado a José Martí, pensado inicialmente para la Universidad Carlos Rafael Rodríguez. Ahora, el proyecto fue readaptado a la nueva sede de la Sociedad Cultural en Cienfuegos.

“Desde el punto de vista técnico, un mural se trabaja con mayor generalidad, pero en este caso decidimos darle un poco más de detalles, pues existen oficinas alrededor del patio interior, y las personas lo contemplarán desde ángulos más cercanos”, explica por su parte Gabino Lorenzo.

El artista plástico Enrique Richard participa también en las largas jornadas de trabajo. Su obra alcanza por estos días otras instituciones como la Unión de Historiadores de Cienfuegos, donde rotuló el logotipo de la UNIHC en el nuevo local de esa organización.

Asimismo, varios cuadros de Richard permanecen en la Asociación de Economistas y Contadores del territorio desde el 14 de junio pasado, en la exposición personal “Gallo de Pelea”, inaugurada a raíz del aniversario 43 de la ANEC.

Tomado de: https://www.radiorebelde.cu/

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Registro de condolencias ante el fallecimiento de Fina García-Marruz Badía

El Centro de Estudios Martianos abre una página en el Portal José Martí donde se registrarán los mensajes de condolencias recibidos ante el fallecimiento de la muy querida intelectual cubana Fina García-Marruz Badía


Mis condolencias a la familia Vitier García Marruz y a la cultura cubana, por la extraordinaria vida que cesa. Gracias a Fina, la poetisa que nos hizo oír el silencio, la martiana compañera del martiano poeta, la vibrante voz de #Cuba en Hispanoamérica.
Miguel Díaz-Canel Bermúdez. Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y Presidente de la República de Cuba.

LA  DULCE SENCILLEZ DE FINA GARCÍA MARRUZ

La noticia de su muerte hoy me conmueve y me hace escribir estas pocas líneas de un tranquilo y debido homenaje. Queda para más adelante, con calma y atención, entregar la valoración de sus aportes al campo de los estudios martianos.

La conocí en aquellos tiempos felices en la Biblioteca Nacional, cuando ya  ella, junto a Cintio Vitier, desde  luego, habían logrado fundar la Sala Marti y entregaban el Anuario Martiano, luego continuado  por el Centro de Estudios Martianos del cual ambos fueron fundadores. En esa publicación reprodujeron mi primer estudio acerca del Maestro, aparecido originalmente en la revista Pensamiento Crítico. Por ello nos conocimos y desde entonces surgieron el afecto y el cariño entre nosotros y un fluido y sistemático intercambio. Me hicieron sentir como un colega, a pesar de mi juventud y de  que me iniciaba en  examen de la obra del Maestro.

Compartimos momentos difíciles en que no fuimos bien juzgados por algunos, y de ellos aprendí que la vida y la conducta demostrarían siempre nuestro amor a la patria, y que no se podía dejarle el camino al rencor que envenena el alma.

¡Qué mujer Fina! Poetisa, como siempre prefirió que le dijeran, de esas que pueden situarse entre las más significativas de nuestras letras y de nuestra lengua. Ensayista e investigadora acuciosa, aguda y perspicaz, que analizaba y argumentaba con prosa elegante y elocuente. Conversadora apasionada que sabía eludir el lenguaje oscuro y que entregaba saberes y sagacidad con respeto de la opinión ajena, pero convincente en su inteligente argumentación. Supo también ser feliz como hija, hermana, esposa, madre y abuela. Fue una persona bella y buena, de juicio incisivo y respetuoso del ajeno, aunque lo objetara.

Cubana verdadera, discípula fiel de Martí, cuya notable espiritualidad aquilató con brillantez, hizo de este figura tutelar. Entregaba sus valoraciones sin estridencias, sin  arrogancia o vanidad. Cristiana verdadera, sin aspavientos ni pretensiones de catequista. Predicaba con su ejemplo.

Le dedico, pues, mi mejor  sonrisa, esa que tanto le gustaba y me alabó más de una vez. Y le reitero mi cariño, agradecido por su amistad.

Pedro Pablo Rodríguez

27 de junio de 2022


¿Qué decir ante la partida física de nuestra entrañable Fina García Marruz? ¿Cómo eludir el lugar común del pésame repetido, por sincero que sea? El dolor de la pérdida la hace inabarcable, deja una sensación de desamparo, de extravío. Y es que Fina, grande y humilde en la misma medida, cubanísima y ecuménica, cotidiana y sabia, generosa y fuerte como pocos seres humanos, nos deja una obra imprescindible por sus esencias, por su hondura reflexiva y por la altura de su lirismo. Una mujer extraordinaria es la que acaba de partir. Supo ser, simultáneamente, el amoroso pilar de su familia y una voz inmensa, con acento propio, dentro de la literatura en lengua española. Sirvan su ejemplo y su obra toda como luz y guía hacia el futuro de la patria.

Marlene Vázquez Pérez
Directora del Centro de Estudios Martianos


Morir es volverse exterior, como la luz

La augusta sensación de ser quien éramos
se desvanece, abolida, ante la llamarada de la muerte.
Queda, en repartida soledad, la extraña imagen
que otros guardan. Está bien que morir sea bajar
de la columna, deponer al fin nuestro secreto,
ante el abrazo de lo exterior. Pero ay del reino
que ha ardido y la muerte arrasa enteramente.

Una dulce frontera atravesando

Hiciste el mundo entero para mí.
La mansedumbre de un arroyo perdido,
de pronto era un torrente irresistible.
Fuiste calando más hondo cada vez,
en nuestra alma, en la causalidad ignorada.
La eternidad eran las palabras mismas
que escogimos en la bruma de las lágrimas.
Tú que me sonreíste en la mañana de la vida

Ahora vuelves a ser como antes fuiste,
o como querías ser. También nosotros,
deslumbrados inermes más allá de la pena,
quedamos surcados de un diáfano temblor.
Ya sabemos ser libres como la ley por dentro.
En vilo los misterios saludan tu partida.
Es la germinación del tiempo largo.

Nos reuniremos en la esmeralda

En el remolino de los días, es bueno saber
que nos reuniremos. En la quieta hondonada,
en la playa, en la estrella. Y podremos volver.
Aunque más bien no cese nuestro encuentro.
Fulgen más los días mientras más se oscurecen,
El oro sin tiempo acaricia el lila de la noche.
Tal parece que siempre estás llegando.

José Adrián Vitier


La muerte de la gran poeta y ensayista cubana Fina García Marruz es un duro golpe para todos, una pérdida irreparable para nuestras letras y nuestra cultura. Su obra monumental es de lo más alto de la poesía en hispanoamérica. Nuestras condolencias a familiares y amigos.

Alpidio Alonso Grau. Ministro de Cultura de Cuba

Tomado de: https://twitter.com/


Murió una de las figuras esenciales de la cultura cubana: la poeta y ensayista Fina García Marruz. Seguidora devota de Martí, de Cristo y de Lezama, cantó como nadie al Che y a Haydee Santamaría. Que se encuentre con Cintio, que los dos descansen en paz.

Abel Prieto. Escritor, presidente de la Casa de las Américas

Tomado de: https://twitter.com


Mis sentidas condolencias por la partida de la gran poeta cubana Fina García Marruz, las letras latinoamericanas, caribeñas y universales guardan luto en esta hora, sólo su obra nos recuerda que seguirá viviendo, a través de su poesía advirtió: «No sabes de qué lejos he llegado/a morirme y a estar entre vosotros».

Mario Alberto Nájera


Dolor inmenso q anuda gargantas y silencia las palabras. Solo el amor nos da fuerzas para saberla presente aunque haya decidido emprender el viaje a la eternidad. A nuestra Fina, la d los martianos d #Cuba, la poetisa iluminada, gracias por llenar nuestro espíritu #CubaEsCultura

Yusuam Palacios Ortega


 

Posted in Sin categoría | 2 Comments

Adiós y tributo eterno a Fina García-Marruz, martiana devota

En el Centro de Estudios Martianos se realizan las ceremonias de honras fúnebres a la poeta e investigadora, quien junto a su esposo Cintio Vitier, fuera parte y espíritu del equipo fundador de esta institución cultural. Familiares y amigos se despiden y reverencian aquí su memoria. El sepelio está anunciado para las 2 pm de hoy, 28 de junio, en el panteón familiar del Cementerio de Colón.


La lírica de la poeta, investigadora y ensayista cubana Fina García-Marruz, última sobreviviente del reconocido grupo Orígenes, domina hoy los espacios digitales, un tributo silencioso a la martiana devota y preludio de un homenaje a su figura.

Josefina, su nombre bautismal, nació en la urbe capitalina el 28 de abril de 1923 y casi cuatro décadas más tarde recibió su doctorado en Ciencias Sociales en la Universidad de La Habana, si bien, desde mucho antes, comenzó su bregar en el fascinante mundo de la literatura.

La historia refiere sus vínculos, junto a jóvenes poetas de la época, con el escritor andaluz Juan Ramón Jiménez, Premio Nobel de Literatura en 1956 y autor del famoso texto Platero y yo, durante la visita a Cuba del representante del modernismo y la poesía pura, en 1936.

García-Marruz integró el consejo de redacción de la revista Clavileño y de la publicación Orígenes (1944-1956), encabezada por el narrador José Lezama Lima, célebre por su obra Paradiso, y conformada además por su esposo Cintio Vitier, Eliseo Diego, Octavio Smith, Gastón Baquero, Ángel Gaztelu y Cleva Solís.

Los expertos señalan, desde sus primeras creaciones: Poemas, de 1942, y Transfiguración de Jesús en el Monte, difundido cinco años después, la valía y distinción de su estética espiritual y los aportes de su legado académico minucioso en volúmenes como Visitaciones, de 1970.

Autora, asimismo, de Créditos de Charlot, Los Rembrandt del Hermitage, Viejas melodías y Habana del Centro, la estudiosa, fallecida este 27 de junio a la edad de 99 años, laboró como investigadora literaria en la Biblioteca Nacional José Martí y en el Centro de Estudios Martianos, desde su creación en 1977.

La intelectual mereció también distinciones nacionales y foráneas como el Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda, dedicado al reconocimiento de literatos con una destacada trayectoria en esa región, y el Reina Sofía de Poesía Iberoamericana.

UNIDOS POR EL AMOR A MARTÍ

Indudablemente, Fina García-Marruz y su compañero de vida Cintio Vitier compartían además el amor por el ideario y la obra literaria de José Martí, de ahí que, hace casi dos décadas, engalanaban con su presencia los espacios consagrados al Apóstol.

En una entrevista concedida por ambos escritores a esta periodista en enero de 2007, catalogaban al Héroe Nacional de Cuba como “el mejor y más completo literato y político de esta patria” y si bien resultó “nuestro primer antiimperialista”, reverenció a los grandes pensadores de Norteamérica.

De acuerdo con su experticia, los investigadores valoraban al ensayista decimonónico como el único hombre en la historia que organizó una guerra sin odios, pues amaba a España, sus padres eran canarios, aunque estaba en contra del mal gobierno de la nación ibérica.

“Lo sintió cuando fusilaron a los ocho estudiantes de Medicina, pero supo controlarlo. Fue más bien una indignación natural ante la injusticia. Él lo dijo una vez: “el odio es una reacción; el amor es un acto”, aseguraba Vitier, desaparecido físicamente dos años después de aquellas declaraciones.

Para el historiador, distinguido con el Premio Nacional de Literatura en 1988, el organizador revolucionario nació en el Presidio Modelo, pues en ese lugar comprendió el carácter utópico de construir con odios una Revolución triunfante y la significación de una batalla a favor de la justicia y no por la venganza.

Sus discursos, reconoció, convirtieron en amigo al peor de los enemigos y sus apuntes, impresiones, borradores de poemas y cartas, muestran su vida íntima y curiosidad intelectual, amplio legado al alcance de amantes de sus versos y prosa en los libros de sus Obras Completas.

Por su parte, García-Marruz, recomendó la lectura de las cartas a María Mantilla, los diarios, los Versos Sencillos y La Edad de Oro a los más jóvenes, “porque él quiso llegar de forma sincera y llana a los niños. Es un encuentro personal, un develamiento íntimo; deben descubrir a su propio Martí”.

De acuerdo con la estudiosa, Premio Nacional de Literatura en 1990, el héroe de la isla creía en el mejoramiento humano, en la convicción de que hombres y mujeres son esencialmente buenos y siempre es posible salvarlos, “por esa convicción los tabaqueros de Tampa lo llamaron Apóstol”.

Tomado de: https://www.prensa-latina.cu

Posted in Sin categoría | 1 Comment

El recuerdo entrañable de Jorge Lozano Ros

La Oficina del Programa Martiano (OPM) organizó hoy 27 de junio un encuentro con trabajadores de su sistema de instituciones para celebrar la vida de uno de sus más dedicados trabajadores, Jorge Lozano Ros.
Orador eminente, ha quedado en la memoria del pueblo su inspirada intervención –acerca del concepto martiano Patria es humanidad–, en la Mesa Redonda de la Televisión Cubana del 19 de mayo último, convocada a propósito del aniversario 127 de la muerte de José Martí. Vida breve, intensa, plena y cargada de proyectos por cumplir, apenas un día después fallecería Lozano, a la edad de 62 años.
Marlene Vázquez Pérez, directora del Centro de Estudios Martianos, sintetizó el acto como la posibilidad de expresar una vez más el “recuerdo entrañable” que comparten familiares, amigos, colegas ante su partida, por tratarse de “alguien que era difícil no querer o admirar dadas sus cualidades: su humilde grandeza, su devoción a Martí y a la patria, su extraordinaria talla humana”.
Anécdotas y elogios a sus virtudes como asesor de la OPM y profundo conocedor de la vida y la obra de José Martí, como amigo cercano y fiel, profesor universitario, contaron el investigador titular Dr. Ibrahim Hidalgo Paz; el Héroe de la República, René Gonzaléz y el director de la Oficina del Programa Martiano, Eduardo Torres Cuevas, además de comentar algunos de los discursos que, por estar grabados, pueden rescatarse para conformar y publicar un libro.
Una participación especial en la mesa de homenaje fue la de Idania González Hidalgo-Gato, su esposa, abogada de profesión, quien lo calificó desde la profundidad del conocimiento cercano y amoroso como un espíritu iluminado. Recordó con mucha emoción a Lozano en sus entornos familiares (el de sangre, el asimilado y/o el espiritual); al amante, al amigo, al hijo y esposo con quien tuvo la dicha de compartir una vida hermosa.
En el acto de recordación se presentaron tres audiovisuales: el realizado por Josef Trujillo, especialista de la Sociedad Cultural “José Martí”; la interpretación de “La bella cubana”, de José White, una de las piezas musicales preferidas de Lozano, y la ya citada comparencia en la Mesa Redonda.
Yusuam Palacios, presidente del Movimiento Juvenil Martiano, alumno de Lozano, entregó un símbolo de amistad y gratitud a su compañera de vida, Idania González Hidalgo-Gato.

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Pedro Pablo Rodríguez López, premio CLACSO 2022

El estudioso de la obra martiana, doctor en Ciencias Históricas, profesor titular y periodista Pedro Pablo Rodríguez López, Premio Nacional de Historia (2009), Ciencias Sociales (2010) e Investigación Cultural (2017), quien lidera el grupo de estudio de la Edición Crítica de las Obras Completas de José Martí en el Centro de Estudios Martianos (CEM), fue distinguido el 7 de junio último con el premio del Consejo Latinoamericano y Caribeño de Ciencias Sociales (CLACSO) 2022 –junto a otros investigadores–, durante la ceremonia de apertura de la 9na. Conferencia que, convocada por esa organización, sesionó hasta el 10 de junio en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Con la entrega de esos galardones, el Consejo Latinoamericano y Caribeño de Ciencias Sociales reconoció este año la destacada trayectoria académica de 20 intelectuales de izquierda en sus respectivas áreas de estudio por sus aportes a la investigación y al desarrollo de las Ciencias Sociales en la región.

La prestigiosa nómina de premiados está conformada por los investigadores Ana Barletta y Elizabeth Jelin (Argentina); Francisco Rhon Dávila (Ecuador); Gerardo Caetano y Rosario Aguirre (Uruguay); Domingo Rivarola (Paraguay); Ailton Krenak y Marilena Chaui (Brasil); Suzy Castor (Haití); Monserrat Sagot (Costa Rica); Ricardo Falla (Guatemala); Fernando Eguren (Perú); Esteban Emilio Mosonyi (Venezuela); Tomás Moulian (Chile); Guadalupe Valencia, Enrique Dussel, Armando Bartra Vergés y Andrés Fábregas (México), Pedro Pablo Rodríguez López (Cuba) y, en especial, la Minga Social Indígena Popular: Por la vida, el territorio, la autonomía y la soberanía (Colombia).

La doctora Marlene Vázquez Pérez, directora del CEM, representó al Dr. Pedro Pablo Rodríguez López, por encontrarse este bajo chequeo médico durante esos días. Normalizado ya su estado de salud, Pedro Pablo ha declarado su agradecimiento a la 9na. Conferencia de CLACSO por concedérsele un premio que, a través de su nombre, está reconociendo los resultados investigativos de una institución de tanto valor para el mundo como el Centro de Estudios Martianos que pronto cumplirá 45 años de fundado en la hermosa labor de estudiar la vida, la obra y el pensamiento de José Martí.

La Conferencia Latinoamericana y Caribeña de Ciencias Sociales, cuya primera edición aconteció en 2003, es el mayor evento académico y político de las Ciencias Sociales y las Humanidades a nivel mundial. En esta oportunidad su tema convocante fue “Tramas de las desigualdades en América Latina y El Caribe. Saberes, luchas y transformaciones”.

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Tributo a Hart en su propia casa

La Oficina del Programa Martiano (OPM) rindió tributo este 13 de junio al intelectual revolucionario Dr. Armando Hart Dávalos en el aniversario 92 de su nacimiento con la realización de un panel dedicado a resaltar su quehacer en todas las tareas de la Revolución.

Integrada por la Dra. Eloísa Carreras Varona, viuda de Hart; Rafael Polanco Brahojos, vicepresidente de la Sociedad Cultural José Martí y Yusuam Palacios Ortega, presidente del Movimiento Juvenil Martiano, este panel constituye la primera de las actividades de una jornada de homenaje que concluirá el 26 de noviembre, coincidiendo con el aniversario quinto de su partida física.

Los tres participantes se refirieron a las múltiples facetas de la personalidad de Hart: promotor de la cultura, investigador, crítico, ensayista y destacaron  la gran gesta que comandó junto a Fidel a inicios de la Revolución: la campaña de la alfabetización, a partir de la cual el país sería proclamado territorio libre de analfabetismo.

Como dijera Polanco (citando a Platón), “si a alguien le viene bien el calificativo de animal político es a Hart. Tenía una fina sensibilidad para hacer política desde la cultura, regido por principios éticos. Fue un conocedor profundo del pensamiento de Martí y de Fidel y sintió una verdadera pasión por la historia de Cuba”. Vivía, recordó Polanco, a un ritmo vertiginoso, exigiéndose a sí mismo y a los demás la correspondencia entre vivir y actuar, honrando el ejemplo de la vida transparente de José Martí.

El Dr. Armando Hart Dávalos dirigió ejemplarmente la Oficina del Programa Martiano, luego de sus notables resultados como ministro de Educación y de Cultura. En este Portal “José Martí”, del CEM, una de las instituciones del sistema de la OPM, se estará promoviendo (de junio a noviembre) un dosier con textos dedicados a su memoria.

En el acto de homenaje estuvieron presentes el Dr. Eduardo Torres Cuevas, presidente de la OPM; Ricardo Ronquillo, presidente de la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC), Graciela Rodríguez, colaboradora de Hart y otras personalidades de la cultura.

En la apertura fue presentado un noticiero ICAIC acerca de la Campaña de Alfabetización y al cierre un spot del proyecto sociocultural Crónicas (que dirige la doctora Eloísa Carreras Varona, y tiene como fin compartir los fondos de su archivo personal a nivel comunitario). Y se escucharon las interpretaciones musicales de la música de la concertista Yalit González González, del Centro Nacional de Música de Concierto, y de la cantante Doris Colombá acompañada a la guitarra por Yuniel González.

Posted in Sin categoría | Leave a comment