27 de febrero de 1874: el último combate del Iniciador

Legítimamente orgulloso de su historia y de sus próceres, el pueblo cubano sabe que el mejor tributo a esos hombres y mujeres es el cumplimiento callado y constante de las tareas correspondientes a cada cual.

La Patria, más que elogios, necesita que sus hijos trabajen bien, sean fieles a los principios y no se cansen de estudiar, para encontrar soluciones efectivas a todas las situaciones.

En esos caminos, debe conocerse en profundidad el ejemplo de personalidades como Carlos Manuel de Céspedes y del Castillo, muerto en combate el 27 de febrero de 1874, cuando se enfrentó solo, revólver en mano, contra una tropa española.

Nacido en Bayamo, el 18 de abril de 1819, Céspedes inició en el país la época de las revoluciones, al convertir en hechos el ideario independentista, el más avanzado de su tiempo en la Isla.

Se afirma que pensó a la nación haciéndola, porque en medio de una guerra sin cuartel y con muy escasos recursos de su parte, fue dibujando los perfiles de una república democrática, solidaria, progresista y radicalmente libre, tanto de la opresión externa como de la esclavitud.

El 10 de octubre de 1868, primer día de la libertad en Cuba, proclamó la independencia absoluta de la mayor de las Antillas; quitó las cadenas que ataban a los esclavos de su ingenio, los nombró ciudadanos y los invitó a pelear por la soberanía y la igualdad.

En el manifiesto leído aquella mañana afirmó: “Nosotros creemos que todos los hombres somos iguales; amamos la tolerancia, el orden y la justicia en todas las materias; respetamos las vidas y propiedades de todos los ciudadanos pacíficos aunque sean los mismos españoles, residentes en este territorio. “

Admiramos el sufragio universal, que asegura la soberanía del pueblo; deseamos la emancipación, gradual y bajo indemnización, de la esclavitud, el libre cambio con las naciones amigas que usen de reciprocidad, la representación nacional para decretar las leyes e impuestos“, agregó.

Y resumió: “En general, demandamos la religiosa observación de los derechos imprescindibles del hombre, constituyéndonos en nación independiente, porque así cumple a la grandeza de nuestros futuros destinos, y porque estamos seguros de que bajo el cetro de España nunca gozaremos del franco ejercicio de nuestros derechos.”

Estas palabras demuestran que ya Céspedes era un revolucionario irreductible, maduro y culto, forjado en décadas de estudio, viajes, trabajo, debates, conspiraciones y destierros.

Era, sin dudas, la principal figura de una generación que sumaría ética y acción a los conceptos independentistas.

Por eso pudo forjar las tradiciones combativas de su pueblo, desde los perfiles de líder político constantemente actualizado; guionista, director y actor de teatro; poeta, narrador, compositor musical, periodista, traductor, abogado, deportista, y conocedor de los idiomas inglés, francés, latín e italiano.

Tan temprano como el mes de julio del año 1870, advertía que el gobierno de los Estados Unidos a lo que aspira es a apoderarse de Cuba sin complicaciones peligrosas para su nación.

En 1871 afirmaba: “El patriotismo y la unión son nuestros baluartes y bajo su amparo seremos invencibles. “

José Martí, el Héroe Nacional cubano, escribió sobre él: “Sé bendito, hombre de mármol”.

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Homenaje de Fidel y Raúl a José Martí en Santiago de Cuba

Ofrendas florales del Comandante en Jefe Fidel Castro y del Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros General de Ejército Raúl Castro, fueron depositadas en el mausoleo de nuestro Héroe Nacional José Martí, al conmemorarse este 24 de febrero el aniversario 120 del reinicio de las luchas independentistas.

En el homenaje tributado por las Fuerzas Armadas Revolucionarias y el pueblo santiaguero ante el nicho cubierto por la bandera cubana, en el cementerio de Santa Ifigenia, también quedaron colocadas ofrendas florales en nombre de los Consejos de Estado y de Ministros y del pueblo de Cuba.

Iniciada con el cambio de la guardia de honor de tan sagrado lugar, la solemne ceremonia militar fue asumida esta vez por guardiamarinas de la Academia Naval Granma, Orden Antonio Maceo, de La Habana y alumnos de la Escuela Militar Camilo Cienfuegos, de Matanzas, seleccionados como estímulo a sus resultados integrales.

Encabezado por la miembro del Buró del Partido en la provincia, Emilia Neuris Acuña Lemes y el coronel Ricardo Rígel Tejeda, jefe de la Región Militar, en el tributo estuvieron presentes jefes de las FAR y el MININT, dirigentes de la UJC, de organizaciones de masas y estudiantiles, integrantes de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana y santiagueros en general.

Igualmente en el poblado de Baire, del municipio de Contramaestre, fieles a la destacada participación de ese sitio en aquel grito de independencia o muerte frente al yugo colonial español, sus lugareños esperaron la fecha con el izamiento de la enseña nacional y la colocación de una ofrenda floral ante la efigie de Martí, en el céntrico Parque de la Revolución.

Tras escucharse como aquel día la diana mambisa llamando al combate, tuvo lugar el acto político-cultural y la tradicional peregrinación hasta el cementerio local, donde se rindió homenaje a protagonistas del acontecimiento como: Jesús Rabí, Saturnino Lora y Florencio Salcedo, y a los mártires de la Revolución, cuyos restos reposan en ese lugar.

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Presentan en México la obra “José Martí y Nuestra América”

En la tarde del veinte de febrero se presentó el libro titulado: “José Martí y Nuestra América”, en la Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería, de la Universidad Nacional Autónoma de México, ubicada en el Centro Histórico de la Ciudad de México.

La obra fue preparada por el Centro de Investigaciones de América Latina y el Caribe del referido centro de altos estudios, informó su director Adalberto Santana.

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Cuba: La Revolución de José Martí

Los cubanos celebran, orgullosos, el aniversario 120 del inicio de la Guerra de Independencia, el 24 de febrero de 1895, llamada también la Revolución de Martí, quien guió a su pueblo hacia la unidad nacional.

Con la experiencia de varias décadas de luchas revolucionarias, sin alcanzar el triunfo, José Martí (1853-1895) comprendió que solo con una organización superior era posible emprender otra vez el difícil camino por la independencia y soberanía, que tantos sacrificios y sangre habían costado ya a la familia cubana.

De un nuevo periodo de guerra, de la revolución de independencia, iniciada en 1868 después de preparación gloriosa y cruenta, definió este momento un texto programático, el 25 de marzo de 1895.

Con el título El Partido Revolucionario Cubano a Cuba fue suscrito por José Martí, Delegado del PRC, y el mayor general Máximo Gómez, General en Jefe, en Montecristi, localidad de la costa norte dominicana el importante documento conocido como el Manifiesto de Montecristi.

Ya se combatía en los campos de la patria aun sin la presencia de los principales jefes independentistas, que por diversas razones no pudieron arribar antes, pero la prédica martiana había prendido en la conciencia patriótica de combatientes de varias generaciones.

En ese momento fue imposible contar con armas y otros recursos indispensables, enviar expediciones de apoyo y extenderse los levantamientos a todo el territorio del país, previstos con el objetivo de lograr una guerra corta.

El fracaso del Plan de la Fernandina, abortado el 10 de enero de 1895 por las autoridades norteamericanas en ese puerto floridano, impidió que armamentos y combatientes experimentados arribaran a Cuba para apoyar la insurrección en el país.

La llegada de estas expediciones sería respaldada en Cuba con alzamientos encabezados por Guillermo Moncada y Bartolomé Masó, en Oriente; Salvador Cisneros Betancourt en Camagüey; Julio Sanguily y José María Aguirre en Jagüey Grande y Matanzas.
En tres pequeños vapores, fletados legalmente aunque con misión secreta, saldrían los armamentos, comprados con los fondos aportados en su mayoría por las capas más humildes de la emigración cubana.

Una de las naves debía recoger en Santo Domingo al mayor general Máximo Gómez -dominicano y glorioso combatiente del 68- y 200 hombres, con escala final en Santa Cruz del Sur, Camagüey.

La segunda que se dirigiría a Oriente, tomaría a los generales Flor Crombet y Antonio Maceo en Costa Rica, en unión de otro grupo de veteranos.

El otro saldría de la Florida hacia Las Villas, con un grupo de hombres al mando de los generales Serafín Sánchez y Carlos Roloff.

Este suceso nefasto pudo retrasar el movimiento revolucionario, pero la decisión fue tomada, contra viento y marea como dicen los cubanos, mediante la orden de alzamiento firmada el 29 de enero de 1895 y enviada a Juan Gualberto Gómez, intermediario en Cuba de Martí.

El suceso debía ocurrir con la mayor simultaneidad posible durante la segunda quincena y no antes, del mes de febrero; los conspiradores escogieron el domingo 24 de febrero, día de carnaval, ideal para el tránsito en los campos y reunión de personas, incluso jinetes, sin llamar la atención.

SUCESO DE GRAN ALCANCE HUMANO

Organizador y guía de la Revolución del 95, José Martí convocó los distintos factores humanos, los veteranos de la llamada Guerra Grande o de los Diez Años (1868-1878) y la Chiquita (1879-1880), así como las nuevas generaciones de patriotas.
El 14 de marzo de 1892 nació en Nueva York el periódico de Martí, Patria, que sembró en sus lectores el sentimiento y orgullo de la nación cubana, y la necesidad de liberarla.
Tuvo Martí también la genialidad de fundar el Partido Revolucionario Cubano (PRC), proclamado el 10 de abril de 1892, como frente único, sin intención electoralista y el primero para hacer una revolución independentista. En el Artículo primero de sus bases, señala: El Partido Revolucionario Cubano se constituye para lograr con los esfuerzos reunidos de todos los hombres de buena voluntad, la independencia absoluta de la Isla de Cuba, y fomentar y auxiliar la de Puerto Rico. No fue casual la fecha escogida, aniversario de la Asamblea de Guáimaro, celebrada el 10 de abril de 1869, en la cual los delegados presentes de la Revolución independentista de 1868, constituyeron la República en Armas y la primera Constitución de Cuba.

Tampoco, la integración a sus filas de patriotas de Cuba y de Puerto Rico, las dos últimas colonias hispanas en las Antillas, en beneficio de sus pueblos y por la trascendencia, repercusión e influencia de este hecho en el resto de América.
Procedente de Nueva York, antes de partir a la que denominó guerra necesaria, Martí hizo escala en la República Dominicana, donde redactó en la humilde vivienda de Máximo Gómez, el documento que trasciende a la historia con el nombre de Manifiesto de Montecristi.

El Manifiesto expone el carácter y finalidad de la guerra emancipadora que estalló en Cuba, un mes antes; la actitud de la Revolución y de la futura república respecto a los españoles; cómo ha de constituirse, organizarse y desenvolverse la República, con la misma participación e iguales derechos y deberes, de blancos y negros.
Expresa que el PRC ha sido creado para ordenar y auxiliar la guerra actual y, el General en Jefe, electo en este cargo por todos los miembros activos del Ejército Libertador.
Según escribió a sus amigos y colaboradores Gonzalo de Quesada y Benjamín Guerra, el 28 de marzo, Martí asegura que luego de escrito el manifiesto no ocurrió en él un solo cambio; y que sus ideas envuelven a la vez, aunque proviniendo de diversos campos de experiencia, el concepto actual del general Gómez, y el del Delegado. Martí sintió en lo más profundo de sus convicciones que se trataba de un suceso de gran alcance humano y el servicio oportuno que el heroísmo juicioso de las Antillas, presta a la firmeza y trato justo de las naciones americanas y al equilibrio aún vacilante del mundo.

Un año antes advirtió en Patria: “En el fiel de América están las Antillas, que serían, si esclavas, mero pontón de la guerra de una república imperial contra el mundo celoso y superior que se prepara ya a negarle el poder, y si libres serían en el continente la garantía del equilibrio, la de la independencia para la América española aún amenazada y la del honor para la gran república del Norte…” (17 de abril de 1894).

Así reafirmó este juicio en su carta a Federico Enríquez y Carvajal, fechada el 25 de marzo de 1895, el mismo día de la firma del Manifiesto de Montecristi; “…Las Antillas libres salvarán la independencia de nuestra América, y el honor ya dudoso y lastimado de la América inglesa, y acaso acelerarán y fijarán el equilibrio del mundo…”
Esta idea trascendente sostuvo Martí hasta su muerte en el combate de Dos Ríos, territorio cubano, el 19 de mayo de 1895, según expresó la víspera en la carta inclusa a Manuel Mercado:

“Ya estoy todos los días en peligro de dar mi vida por mi país, y por mi deber -puesto que lo entiendo y tengo ánimos con que realizarlo- de impedir a tiempo con la independencia de Cuba que se extiendan por las Antillas los Estados Unidos y caigan, con esa fuerza más, sobre nuestras tierras de América”.

Posted in Sin categoría | Comentarios desactivados

24 de febrero de 1895, inicio de una guerra necesaria

El 24 de febrero de 1895 se reinició en Cuba la lucha contra el colonialismo español, una guerra necesaria para la isla caribeña cuya victoria fue arrebatada por la intervención de Estados Unidos.

A principios de 1895 había en Cuba un ambiente evidentemente insurreccional. En los años 1893 y 1894, José Martí, el máximo organizador de esta gesta, recorrió varios países de América y ciudades de Estados Unidos, para unir a los principales jefes de la Guerra del 68 entre ellos y con los más jóvenes, además de acopiar recursos para la nueva contienda.

Desde mediados de 1894 aceleró los preparativos del llamado Plan de la Fernandina, con el cual pretendía promover una guerra corta, sin gran desgaste para los cubanos.

El 8 de diciembre de 1894 redactó y firmó, conjuntamente con los coroneles Mayía Rodríguez en representación de Máximo Gómez y Enrique Collazo en nombre de los patriotas de la Isla, el plan de alzamiento en Cuba.

El plan fue descubierto por las autoridades españolas y por consiguiente todo el material bélico y logístico acopiado fue incautado. A pesar del gran revés que ello significó, Martí decidió seguir adelante con los planes de pronunciamientos armados en la Isla, lo que fue apoyado por todos los principales jefes de las guerras anteriores y ese contratiempo, lejos de amilanar a los independentistas, levantó el espíritu revolucionario.

Cuba estaba sumergida en una crisis económica, matizada por la malversación de los presupuestos y una alta y férrea política impositiva de la corona española.

Por otra parte, los cubanos carecían de derechos políticos, incluso a ocupar cargos en el gobierno. En ese escenario aparecieron partidos políticos que se oponían a la independencia de Cuba.

Ante la pérdida del control económico la corona subió de tono la represión, describen apuntes de la época.

En ese contexto, crecieron los males sociales, pero a la vez estaban presentes condiciones subjetivas como la presencia de José Martí como líder, una fuerza dirigente como la del Partido Revolucionario Cubano, y una elevada conciencia de las masas que mantuvieron sus ideales independistas.

La situación revolucionaria gestada en 1895 en Cuba, estaba expresada en la agudización de las contradicciones colonia-metrópoli.

Martí dispuso una consulta de hondo significado político: la elección del General en Jefe del Ejército Libertador, y ya el 18 de agosto de 1984 fue elegido el dominicano Máximo Gómez por unanimidad.

Según han señalado los estudiosos de esa etapa histórica, esa era una opinión generalizada entre los emigrados y en la Isla que sin la participación del valioso guerrero resultaba imposible el éxito completo de una nueva contienda.

Al asumir la encomienda que el Partido ponía en sus manos, el General se hacía cargo de una tarea esencial de la fase organizativa: debía convocar a jefes y oficiales que en algún momento estuvieron bajo sus órdenes y, con ellos, poner en movimiento una estructura militar.

La tarea exigía máximo sigilo, pues estos se hallaban, en su mayoría, en el territorio ocupado por el enemigo.

En el camino surgieron desacuerdos en aspectos tácticos y hubo momentos de incomprensión, pero todas las dificultades se allanaron por la fuerza de los principios compartidos.

La guerra estalló el 24 de febrero de 1895 y aunque muchos historiadores aseguran que su inicio fue en el poblado de Baire, -de ahí que siempre se le recuerde como el Grito de Baire-, otros expertos aseveran que el alzamiento ocurrió de manera simultánea en varios puntos de la geografía nacional.

Esta gesta -aunque superior en diversos aspectos a la Guerra de los Díez Años (1868-1878)- tuvo una vez más el infortunio de que se repitieran errores de ese campaña, como la falta de unidad entre los jefes militares, algo que aprovechó Estados Unidos.

La ausencia de consenso entre los líderes de la campaña posibilitó que el país norteño encontrara una brecha para aniquilar los órganos representativos de la nación cubana. También se sumó la pérdida de líderes político-militares aglutinadores como Antonio Maceo y José Martí, quienes perecieron en el campo de batalla.

Estados Unidos contempló por 30 años la lucha del pueblo cubano, y puso su empeño en apoderarse de la mayor de las Antillas y así lo dejó en claro cuando impidió la entrada de las tropas mambisas (insurrectas) a Santiago de Cuba y con el Tratado de París, que ponía fin a la denominada guerra hispano-cubano-americana.

No obstante, el reinicio de la guerra el 24 de febrero de 1895 y toda su trayectoria sirvieron de enseñanza para tiempos posteriores desde el punto de vista político-militar, sobre todo en cuanto a la necesidad de un mando único.

En otro orden, muchos tomaron conciencia de que las previsiones del Maestro, como también se conoce a Martí, eran válidas para Cuba y el resto de América Latina, pues él supo comprender a tiempo del peligro que representaba el gigante del norte para los pueblos del continente.

Posted in Sin categoría | Leave a comment

A 120 años del estallido de la Guerra Necesaria

El salón Bolívar del Centro de Estudios Martianos, en La Habana, fue sede de una sesión solemne de la Academia de la Historia de Cuba, con motivo del aniversario 120 del inicio de la Guerra Necesaria, organizada por nuestro Héroe Nacional José Martí.

La doctora Ana Sánchez Collazo, directora del Centro de Estudios Martianos, dio la bienvenida a los asistentes al acto, efectuado en esta institución que calificó como un centro de Academia y Revolución.

El doctor Eduardo Torres Cuevas, presidente de la Academia de la Historia de Cuba, dio la bienvenida a los académicos de número y concurrentes a esta actividad, vinculada al devenir histórico de nuestra Patria y le dio la palabra al doctor Ibrahim Hidalgo Paz, investigador del Centro de Estudios Martianos.

El también miembro de número de la Academia de la Historia de Cuba al iniciar sus palabras destacó que conmemoramos “jubilosamente, el centésimo vigésimo aniversario del momento en que, tras preparación meticulosa, plena de heroísmo cotidiano, de sacrificios, de esfuerzos constantes, de incansable labor organizativa por parte de los conspiradores de dentro y fuera de la Isla, comenzó la Guerra de Independencia, el 24 de Febrero de 1895”.

Añadió el académico que el 24 de febrero amanecieron sobre las armas las regiones de Santiago de Cuba, Guantánamo, Manzanillo, Bayamo, Tunas y Holguín, con alzamientos en diversos poblados, fincas y puntos de reunión: El Cobre, Alto Songo, El Caney, San Luis, Loma del Gato, Palma Soriano, Baire, Jiguaní, Matabajo, La Confianza, Colmenar de Bayate, Cayo Espino, Yara”.

Significó el doctor Hidalgo Paz que el proceso que culminó el 24 de febrero de 1895 (no) fue el resultado del pensar y el hacer de un solo hombre, de una personalidad aislada. José Martí fue el guía, el conductor, el unificador de voluntades y de acciones, pero en este proceso, como en cualquier otro de orden social, ningún individuo logra lo que la mayoría rechaza, ni puede hacer caso omiso de las circunstancias históricas. Aquel hecho fue el resultado de un conjunto de voluntades unidas tras propósitos definidos, conocidos y compartidos, los cuales respondían a los deseos y las aspiraciones populares”.

La ocasión fue propicia además para dar a conocer al ganador del Premio del Concurso Nacional de la Crítica Historiográfica Enrique Gay-Calbó” del 2014, que fue otorgado por un jurado integrado por los doctores Lourdes Domínguez, Jesús Guanche y Jorge Renato Ibarra, como presidente, quien informó que el premio correspondió al Máster en Ciencias René Vilaboy Zaldivar, del Departamento de Historia de la Universidad de La Habana, por el comentario crítico titulado: Otro de los inexplorados códigos de Antonio Maceo”, referido al libro: “El Código de Maceo. El General Antonio en América Latina”, de ediciones Imagen Contemporánea, La Habana, 2012.

Acerca de la obra, se dio a conocer además que el autor, con un lenguaje atractivo y sagaz, hizo una evaluación crítica de los aspectos abordados por Antonio Vargas, autor de ese título, en el que no solo se muestran los logros del libro como síntesis de la acción continental de Antonio Maceo, sino que se reflexiona además sobre los rumbos inexplorados que abre.

Añadió el presidente del jurado que cuando el autor, René Vilaboy, aquilata las relaciones de Antonio Maceo con dirigentes de la corriente liberal radical latinoamericana, pone en evidencia las características peculiares del prócer cubano, como líder de un movimiento de liberación nacional.

Israel Escalona Chávez, de la Universidad de Oriente, alcanzó una mención con el trabajo titulado: “Antonio Maceo en el sentimiento y pensamiento de Eduardo Torres Cuevas”, a propósito de la reedición del libro: “Antonio Maceo, las ideas que sostienen el arma”.

El jurado estimó que Israel Escalona, además de ponderar el alcance y aportes de esta nueva edición de la obra del doctor Torres Cuevas, sugiere verificar con más detalle los resultados de algunas pesquisas que historiadores de Santiago de Cuba han hecho acerca de la vida y obra del Titán de Bronce.

NOTA: La versión completa del discurso del Dr. Ibrahim Hidalgo Paz puede consultarla en la sección Dossier del Portal José Martí.

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Aportes de Martí destacan en diálogo con cubanos en Guatemala

Los aportes de José Martí a la política y la cultura fueron comentados por el catedrático de la Universidad de La Habana, Ángel Pérez Herrero, en una conferencia impartida en la capital guatemalteca a cubanos residentes en este país y naturales de la nación sudamericana solidarios con Cuba.

Martí (1853-1895) es un paradigma de escritor y revolucionario, quien mantuvo durante su vida una actitud vertical consecuente con la libertad de Cuba”, destacó hoy quien durante varios lustros ha sido uno de los panelistas del programa instructivo Escriba y Lea, de la Televisión Cubana.

Más de medio centenar de miembros de la Asociación de Cubanos Residentes en Guatemala José Martí y guatemaltecos de organizaciones de la Solidaridad con Cuba escucharon al profesor de amplia experiencia, durante la conferencia efectuada en la embajada cubana en este país centroamericano.

Pérez Herrero destacó que Martí fue dejando en América la huella de su pensamiento, fundó el Partido Revolucionario Cubano en 1892 para organizar la guerra que independizaría a la isla caribeña del coloniaje español e impediría el neocolonialismo estadounidense.

A su juicio, el creador fue fundador del modernismo -movimiento artístico propio de América que influyó en escritores europeos- pues escribió su poemario Ismaelillo antes de que Azul, obra insigne del poeta nicaragüense, Rubén Darío. Del paradigmático escritor y periodista, dijo que al leer sus artículos sobrecoge la cultura porque hizo crítica dramatúrgica, y fue un gran conocedor de la obra del inglés William Shakespeare y el teatro de oro español.

Para el poeta, el arte debía reflejar la vida de América, subrayó el divulgador de los valores históricos, culturales y artísticos de la nación, como lo presentó el funcionario de la legación cubana, Ángel Luis Zaldívar.

Por su parte, el embajador de Cuba en Guatemala, Carlos de Céspedes, comentó varios fragmentos de una de los discursos medulares del convincente orador, conocido como Con todos, y para el bien de todos, pronunciado en Tampa, Estados Unidos, el 26 de noviembre de 1891.

“De altar se ha de tomar a Cuba, para ofrendarle nuestra vida, y no de pedestal, para levantarnos sobre ella”, citó el diplomático, al subrayar la importancia de la solidaridad mutua mantenida por Cuba y Guatemala durante mucho tiempo.

De Céspedes enfatizó además que para el Apóstol la palabra cubanos tenía un misterio de ternura y un sabor tan puro “que si se le pronuncia como se debe, parece que es el aire como nimbo de oro, y es trono o cumbre de monte la naturaleza.”

En la actividad, el dúo de flauta y guitarra de Pedro lázaro y Byron García interpretaron Entre pausas, de la autoría del primero, y la clásica Contigo en la distancia del compositor cubano, César Portillo de la Luz, fallecido en 2013.

El grupo Trinisón puso a bailar a los participantes al ritmo del contagioso Chan Chan, del universal Compay Segundo, y logró que a más de uno se sintieran nostálgicos al escuchar Yolanda y Amo esta Isla, del cantautor Pablo Milanés.

Posted in Sin categoría | Leave a comment

“Por nuestro Apóstol”: un regalo para todos los martianos

La multimedia Por nuestro Apóstol representa el merecido homenaje de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana, y especialmente del Dr. Eusebio Leal Spengler, a un incansable investigador de la obra  martiana –Luis García Pascual– y constituye, además, un regalo para todos los investigadores y los cubanos, en general, que quieran adentrarse en la vida y la obra del Héroe Nacional.

Así afirmó el especialista del Centro de Estudios martianos, Enrique López Mesa, en la presentación de este nuevo producto audiovisual de la Editorial Boloña, efectuada durante el Encuentro Nacional de Museos Casas Natales y Memoriales, que sesionó en el Museo Casa Natal de José Martí.

Explicó que la entrega digital de Boloña reúne la mayor parte de la obra de Luis García Pascual. Es una nueva edición revisada y aumentada  del epistolario martiano, una selección de cartas recibidas por Martí,  una abarcadora cronología ilustrada del Maestro y de sus familiares  más cercanos, el árbol genealógico de la familia Martí-Pérez y una  selección del libro Entorno martiano, que es un diccionario biográfico  de quienes tuvieron vínculos con Martí.

La multimedia compila los seis tomos de José Martí. Epistolario, una  selección de Destinatario José Martí y las cronologías del Apóstol y  la familia, de García Pascual, algunas publicadas y otras inéditas.

Se trata de una utilísima herramienta de trabajo, que nos permite  localizar rápidamente las referencias que nos interesan, sin tener que  buscar página por página, como nos veíamos obligados a hacer con la  edición impresa, precisó López Mesa.

Añadió que “a lo largo de los años el quehacer investigativo de García Pascual ha sido justipreciado por reconocidos especialistas martianos,  como Gonzalo de Quesada y Miranda, Cintio Vitier, Fina García-Marruz, Manuel Pedro González y Juan Marinello”.

Marjorie Peregrín, quien dirigió el equipo productor de la multimedia,  destacó que, con una accesible navegación, esta permite acercarse a Martí y a su pensamiento, que trasciende su época, apoyado en las más  de mil trescientas cartas a familiares, amigos, líderes  revolucionarios y diversas personalidades cubanas y extranjeras con  las cuales él sostuvo vínculos.

Entre los atractivos de este producto digital, editado por Nydia Berenguer, diseño de Elisa Moreno y programación de Pablo Morales,  subrayó que el audiovisual incluye una presentación en video del Dr. Eusebio Leal Spengler y una entrevista realizada a García Pascual por  la periodista Magda Resik.

Comentó que otros valores añadidos de la multimedia son cruzar  información, tener acceso a fichas biográficas de los que se  relacionaron con el Apóstol y visualizar imágenes del entorno martiano.

Luis García Pascual (La Habana, Cuba, 1922) ha dedicado medio siglo a  compilar, organizar, preservar y difundir el legado martiano. “Es un  ser humano digno de admiración y alabanza, obrero jubilado de la  antigua Cervecería Modelo del Cotorro, sostuvo Enrique López Mesa,  quien se refirió, además, a su labor investigativa por las noches en  la Biblioteca Nacional, el Archivo Nacional, el Archivo Histórico de  la Universidad de La Habana, la antigua biblioteca de la Sociedad Económica de Amigos del País y los diversos archivos parroquiales de  la Diócesis de La Habana”. Nacida en los años 90 del siglo XX, Boloña publica, de manera  particular, libros de temas de carácter histórico, en especial de La Habana, en variadas disciplinas, géneros y autores. A su catálogo se  integran reediciones, primeras ediciones y coediciones con importantes  editoriales cubanas y extranjeras.

La producción de multimedias ha sido una de las líneas de trabajo en  las que ha incursionado en los últimos años este sello editorial. Así,  pueden citarse Museo de la Cerámica Contemporánea Cubana; Para no  olvidar. Libros I y II, del Dr. Eusebio Leal Spengler, y Museo Casa Natal de José Martí.

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Otorgan distinción Pensar es Servir al doctor Luis Álvarez

El Centro de Estudios Martianos, en la capital cubana, fue sede de un merecido homenaje al doctor Luis Álvarez Álvarez, reconocido intelectual cubano quien recibió la distinciónPensar es Servir”, el más alto reconocimiento que otorga la institución académica por la obra de la vida a personalidades que se han destacado en diversos campos del saber.

El doctor Pedro Pablo Rodríguez, director de la Edición Crítica de las Obras Completas de José Martí, al pronunciar las palabras de elogio al escritor y docente doctor Luis Álvarez Álvarez destacó su amplia trayectoria como ensayista y autor de varios títulos y le agradeció por permitirnos disfrutar de su obra en el campo de los estudios martianos.

La doctora María Elena Segura, subdirectora del Centro de Estudios Martianos dio lectura a la Resolución de fecha 24 de mayo de 2013, de la institución cultural, por la que se le otorgó la distinción Pensar es Servir al doctor Luis Álvarez Álvarez y a continuación la doctora Ana Sánchez, directora de la institución le entregó el diploma acreditativo, un busto del Apóstol y una rosa blanca símbolo del Centro de Estudios Martianos.

El homenajeado agradeció la alta distinción que se le entregó y dijo que ella tiene mucha significación para él, no solo por lo que representa, sino además por el alto espíritu martiano que se siente en este lugar donde día a día se estudia la obra de nuestro Apóstol.

Posted in Sin categoría | Leave a comment

Concluyeron actividades de la Feria del Libro en el CEM

Con el panel titulado El Caribe: Perspectivas desde Trinidad y Tobago,” auspiciado por la embajada de ese país en Cuba, concluyeron las actividades programadas en el Centro de Estudios Martianos, que fue subsede de la Vigésimo-cuarta Feria Internacional del Libro de La Habana, 2015.

Participaron como invitados los doctores Nicole Roberts, Claudius Fergus, Rita Pemberton y Heather Cateau, quien destacó la importancia del deporte en las ínsulas del Caribe, donde a lo largo de los años, han brillado los campeones de boxeo por la gran maestría demostrada en el cuadrilátero.

Añadió que desde mucho tiempo atrás el boxeo cubano era muy popular en Trinidad y Tobago y también en Venezuela, plaza donde nuestros atletas han sentado pautas con la práctica de varias disciplinas, lo que facilitó la relación de las islas pertenecientes al Caribe anglófono.

En la reunión se puso de manifiesto que desde la tercera década del siglo Veinte los políticos de entonces comenzaron a pensar en el concepto de Gran Caribe y entre los académicos se destacaba el estudio de la identidad caribeña y el pan-africanismo.

En su momento el primer ministro Eric Williams se refirió a la relevancia de José Martí y tantas otras, figuras destacadas incluido el cacique Hatuey, en el amplio contexto del área del Caribe, lo que va más allá de las ideas existentes para la unión de esta área de América, “por un solo Caribe y por un solo pueblo”.

Actualmente proliferan las publicaciones multilingües en el Caribe anglófono, donde uno de los temas más importantes de nuestros días es la enseñanza de la historia, que se refleja en el compromiso de unidad entre los pueblos y permite un intercambio más amplio entre los estudiosos de la región.

La doctora Ana Sánchez, directora del Centro de Estudios Martianos entregó a la Excelentísima Señora Jennifer Jones-Kernahana, embajadora de Trinidad y Tobago un pequeño busto de José Martí y también a cada uno de los participantes en el panel titulado: “El Caribe: Perspectivas desde Trinidad y Tobago.”

Posted in Sin categoría | Leave a comment